POETAS SECRETOS. Jaime D. Parra.

Librería. Animal sospechoso. Barcelona. Septiembre 2019

Semicrónica de poesía Bajo sospecha

Hace unos años pensé publicar un librito con seis poetas que me atraían con el título Los poetas secretos. Eran Paul Klee, Pierre Reverdy y algunos más. Luego, algunos pasaron del secreto al escándalo y me alejé de la idea. Desde hace un tiempo a esta parte he sentido más interés por los poetas del presente y especialmente por algunos que, frente al bullicio de otros, han preservado más su autenticidad. El mes pasado presenté tres de ellos en Animal Sospechoso, la única librería de “solo poesía” de Barcelona,  en el ciclo que llevo, mensual o bimensualmente, de poesía Bajo sospecha. Empecé llamándoles “poesía secreta” y terminé llamándoles “poesía cósmica”. El nombre se lo di así, pues siempre busco un bautismo para una idea. Pero también les llamé poesía contenida, poesía de fuego lento, poesía cocinada sin prisa, poesía sin ruido. Poetas de obra breve y larga trayectoria, que no malgastan las palabras en el decir mucho. Regulares en el andar, en el decir, menos en publicar. Sin prisas. Me refiero a Teresa Shaw, Carmen Borja y Daniel Busquets. Poetas, también, rebeldes, acusadores. Tanto a veces, que si los leen bien, bajo su tono sotto in voce se percibe una gran protesta y una crítica contra los desvíos de la humanidad y su caída en la agresividad o en la tontería. Un hecho tan inocente como la muerte de un escarabajo, tan habitual como la matanza de un cordero, o tan acusador como las fotos de una guerra, les sirven para avisarnos de los atropellos que a menudo se causan y el dolor que se genera en los seres.

Teresa Shaw, uruguaya residente en Barcelona, desde hace un puñado de años, lo mismo que Carmen Borja, asturiana afincada en la ciudad desde su juventud, han venido escribiendo parte de la mejor poesía en castellano que se hace en su espacio, de una forma casi silenciosa. Y el mismo poco ruido ha venido haciendo Daniel Busquets, con su obra breve y su intensidad, en lengua catalana, y en el ámbito de La Breu. El mes de septiembre se juntaron los tres, y leyeron y escuchamos poesía de altos quilates.  Shaw, autora de libros como Destiempo, El lugar que contemplas y Las cabañas del desierto, con sus dejes filosóficos,  respondió a nuestras preguntas y ofreció una muestra de sus poemas últimos sobre todo, los que tienen la virtud de conducirnos por parajes que tocan tanto lo cósmico como lo nórdico, lo profundo como lo lejano, pero siempre ahondando en experiencias vividas, y en paisajes propios que transforma en arte verbal. La poesía como un pozo, o un poso, que rezuma vida, lo que arrastramos. La poesía como una observación y una conexión con el mundo, pero sobre todo con una voz propia, que se  reconoce en seguida.

Carmen Borja, autora de una importante trilogía –Libro de Ainakls, Libro de la Torre y Libro del retorno– y enlazada con tradiciones simbólicas como el mundo céltico o la kábala, respondió a preguntas sobre su trayectoria y su expresión, y sobre el origen y el fin, y nos recreó con poemas sobre todo de su libro Mañana que, aunque se separa del ciclo, sigue con su unidad de visión y de tono: la poesía como búsqueda y como crítica de un mundo que se cierra en sus obsesiones ciegas. Poesía que subvierte muchas veces cuanto toca –la noche, la elegía, la metafísica– para llegar a otro encuentro. A otros encuentros. Y sobre todo armonizando con esa potente unidad de tono que le caracteriza y la hace distinta.

Carles Molins, Emili Gil, Jaime D. Parra, Carmen Borja, Daniel Busquets, Teresa Shaw y Ladidet López

Daniel Busquets, barcelonés, autor de la trilogía La trama perfecta, Clímax y Ambientes, con su gran acento crítico y su humor, señaló la importancia que para él tiene la brevedad y la precisión, el dominio de la forma y el control de fondo y leyó poemas de su tres libros, subrayando unos motivos que se tornan conductores en su escritura:la trama, las filiaciones sexuales, las adicciones o el consumismo, reflejando una realidad tratada por autores como Baudelaire o Foucault, pero también entroncando con el mundo oriental del taoísmo. Vitalismo, elipsis, polisemia. Escribir para dar sentido a las palabras. Palabrear lo justo y buscar sentidos nuevos en la ciudad que habitamos, inexpresada. La vida es procesional.

Poesía secreta, breve, contenida, metafísica, mística, simbólica, cósmica. Silenciosa y rebelde. Amenizó el cierre del acto la mexicana Ladidet López, con sus cantos antiguos y el sonido de su zanfona (viola de ruedas).

© All rights reserved Jaime D. Parra

Jaime D. Parra Huércal-Overa (Almería) España,1952. Doctor en Filología por la Universidad de Barcelona. Ha colaborado en publicaciones diversas, como Ínsula, El Ciervo, Quimera, Turia, Baquiana, Córner, Vórtice…Ha publicado más de quince libros entre poesía y ensayo. Los últimos en esta área son The Other Poetry of Barcelona (InteliBooks, California, 2004) Poesía In-versa (In-verso ediciones, Barcelona, 2018).Claves de simbología (Ed. Fragmenta, Barcelona, 2019). Poéticas del origen (Ed. Huerga y Fierro, Madrid, 2019). Poéticas del caos (Libros del innombrable, Zaragoza, 2019). Poesía bajo sospecha (Animal Sospechoso, Col. Mínima, Barcelona, 2019). En poesía los últimos son Huellas vacías (March Editor, Barcelona, 2005). Escolium (La Plaquetona Vilamarins, Barcelona, 2007). Actualmente dirige las lecturas poéticas “Radical 3” (Llibreria de la Imatge), y colabora en el ciclo “Poesía bajo sospecha” (Librería Animal Sospechoso).

Leave a Reply