PALABRAS DE EUROPA. Ernesto Olivera Castro. (Fragmento de la novela Donde crece el vacío)

Mi madre es un helecho aferrada a la tierra. Nunca se va a morir, siempre la dejan hablando sola. Por su mente corre una caja de cigarros fuertes y la novela radial, hace poco hizo las paces con su amiga Europa, dos viejas que no les gusta comer mierda dentro de la casa. Y madrugaron rumbo a Cojímar, vestidas de luto parecían dos velas negras en medio del mar, y aunque no fue fácil (increíble pero posible: Más que Realismo Mágico es Real Maravilloso) pagaron la salida temporal al guardacosta, a pesar del mal tiempo no perderían ese cliente, aunque estuviera lejos, por un inglés muerto en Florida. En Key West nadie llora por nadie y las plañideras eran muy cotizadas. Al llegar al Cayo muerta de frío mi madre pidió un café sin azúcar con whisky, y de repente se puso a llorar sin consuelo, como un ángel abatido, improvisando con clase, con sagaz garra raga en una sola escala hindú, según ella, hasta conseguir una melodía sincopada fugaz veloz sureña. Como un ragtime de Joplin. Mientras Europa comenzó a decir unas palabras, Buenas Noches, Hubiéramos llegado antes, pero el mal tiempo del estrecho es así, siempre hay palabras para la tardanza, Más se perdió con Anita Frank meses antes de la operación Overlord, Venimos a elevar el alma de… de Sir Edmond Moore Pérez, dijeron los presentes bajo la fina lluvia del entierro, Así es, acentuó Europa, Si ha de haber Gloria, que esté en el alma de… de Sir Edmond Moore Pérez, dijeron los presentes bajo la fina lluvia del entierro, Así es, acentuó Europa, Si ha de haber Paraíso, que no esté perdido para el alma de… de Sir Edmond Moore Pérez, dijeron los presentes bajo el fuerte aguacero, Así es, acentuó Europa, mojada como un aura de tiñosa y con un frío del carajo. Conocí al poeta Jabés huyendo a París, dijo la vieja Europa arreglándose el pelo empapado, fue cuando dejó caer su libro antes de salir del hotel, y me refiero a que cualquier historia está llena de preguntas, y los destinos se entrecruzan cuando menos te lo imaginas. Why an English comes to die to Key West? A Cuban mother English fishing in the Caribbean? Pero caballeros ¿Quién fue el Caballero Pérez?

Europa pidió un Calvados de Normandía, Aguardiente francés, inquirió la vieja que sabía que no tenían, y siguió en su alegato, No es Cognac, pero el Pommeau es exquisito con jugo de manzana.

(Fragmento de Donde crece el vacío, publicado por Neo Club Ediciones Miami 2014)

© All rights reserved Ernesto Olivera Castro

Ernesto OliveraErnesto Olivera Castro. Guanabacoa, Ciudad de La Habana 1962. Reside en México desde 1991. Poeta, escritor, editor, Promotor de Lectura, Certificado de Competencia Laboral en el Estándar de Competencia 2012, por CONOCER y la Editorial Santillana S.A. de C.V. Fue Editor de la revista de arte y literatura Roja Turbación, Irapuato, Gto. Ha publicado entre otros libros:  Largo Aliento, poesía, Ed SNTE12 Durango, Dgo. 2013 ¡Bah!, poesía, Ed. Matanga-IMAC, Durango, Dgo. 2008 Isla de Memoria, poesía, Ed. Fridaura, México DF 2005 Cuarto Menguante, poesía, Ed. Contraseña, Durango, Dgo. 1998 La Salvedad, poesía, Ed. Arlequín, Guadalajara, Jalisco 1998 Habitante Provisional, poesía, Ed. Nueva Vizcaya, Durango, Dgo. 1994. Donde crece el vacío es su primera novela.

email: navigio62@hotmail.com

Leave a Reply