Obra Plástica de Julio Pacheco Rivas.

Altamira portraitPacheco Rivas, uno de los artistas más sobresaliente de su generación, con más de cuatro décadas de trayectoria ininterrumpida, ha venido desarrollando desde sus inicios como pintor un lenguaje distintivo y singular que lo ha colocado de manera destacada en el arte contemporáneo de Venezuela.
Nacido en Caracas en 1953, Julio Pacheco Rivas obtiene desde temprana edad altos reconocimientos que le aseguraron un puesto de primer nivel en las artes plásticas venezolanas del siglo XX y que se ha consolidado con notoriedad en esta primera década del presente siglo. En 1976, cuando apenas contaba con 23 años, le es otorgado el para aquel entonces prestigioso Premio Arturo Michelena, siendo el artista más joven en recibirlo y nunca antes obtenido por otro de menor edad hasta la actualidad. Un año más tarde viaja a París donde reside, trabaja y expone individual y colectivamente durante largos años, tanto en la capital francesa como en otras importantes ciudades de Europa.
“Julio Pacheco Rivas –afirma el reconocido curador Miguel Miguel- es sin duda uno de los creadores visuales venezolanos más perseverante no sólo de su generación sino del último medio siglo y comienzos del XXI. Su obra ha contribuido enormemente a consolidar la potencialidad creadora de nuestro arte contemporáneo. Ha sido consecuente en el desarrollo de un lenguaje visual que le es propio y que lo ha llevado recientemente a planteamientos insospechados, demostrando contundentemente que la pintura no es un oficio en vías de extinción sino un elemento expresivo que renace y es capaz de todo cuando lo maneja alguien de talento”.
Pacheco Rivas tenía apenas 14 años de edad cuando realiza su primera exposición individual en Caracas. Ha participado en importantes bienales internacionales como las de Venecia, Beijing, Mercosur, Cagnes sur Mer, Sao Paulo y París. Y ha obtenido premios como el de la AICA, el del Salón Nacional de Artes Plásticas de Venezuela, el del Jurado del Premio Internacional de Arte Contemporáneo de Mónaco, el Premio de la Fundación Vitry sur Seine de la Bienal de Cagnes sur Mer, entre otros. Su obra está representada en museos en Venezuela, América Latina, Europa y Asia, y en significativas colecciones tanto públicas como privadas.

Leave a Reply