NAGARI CONVERSA CON LA ESCRITORA MEXICANA SOFÍA SEGOVIA.

Publicado el

Sofía Segovia

Estudió Comunicación en la Universidad de Monterrey. Fue asesora de imagen y comunicación en campañas políticas de Nuevo León y ghostwriter de discurso político o social. 

  Prefiere la ficción a la realidad. Ha escrito tres guiones de comedia para el teatro local amateur. Desde el 2013 imparte talleres de creación literaria en Fábrica Literaria y Literálika.

   Su primera novela, NOCHE DE HURACÁN (2010), fue editada por CONARTE. EL MURMULLO DE LAS ABEJAS (LUMEN 2015) se encuentra en todos los países de habla hispana. Por ésta, fue aclamada como el descubrimiento literario del año y estuvo en las listas de las novelas más vendidas del mundo hispano y en varias listas de las novelas favoritas en España. EL MURMULLO DE LAS ABEJAS fue nombrada novela del año por iTunes. A fines del 2018 será publicada en inglés. HURACÁN, el remake de NOCHE DE HURACÁN, salió al público hispano en agosto del 2016.

El periódico EL Norte y la UDEM nombraron a Sofía en su lista anual de historias de éxito del 2015. El mismo año, la revista QUIÉN la nombró entre las 31 mujeres más influyentes de México. Ha sido oradora en diversos eventos y es miembro fundador de Tres y Contando, historias sin fronteras. Su nueva novela, PEREGRINOS, se publicó en LUMEN en abril del 2018. 

  Vive en Monterrey, México con su esposo, tres hijos y tres mascotas. Y lo confiesa: sin su barullo, no podría concentrarse para escribir.

Omar Villasana: ¿Cómo fue el proceso de pasar de guiones de comedia y teatro a escribir novelas?

Sofía Segovia: No hubo un proceso en realidad, pues se dio de un instante al otro. En el año 2000 fui a un taller de creación literaria a intentar, como en la juventud, escribir cuento como un ejercicio amateur. Al entrar me preguntaron ¿de qué va tu novela? Curioso encontrar el núcleo de uno mismo tras una pregunta de cinco palabras. Es decir: un instante sabía que era escritora y al otro, gracias a una pregunta a la que puse gran atención, supe con certeza absoluta que era novelista, que no es lo mismo…

OV: En México y en Hispanoamérica en general existe una fuerte tradición por el cuento ¿tiene intenciones de incursionar en este género?

SS: Me gusta mucho el cuento; es lo que me acercó a la creación literaria en la juventud, aunque de manera amateur. Desde la universidad de no escribir un solo cuento porque cometí el error de no tomarme en serio como creadora. Luego llegó el descubrimiento de mi veta novelista, así que los dejé de lado por escribir novela. Ahora, tras Peregrinos, decidí que no me apresuraría a escoger mi siguiente gran historia, que regresaría al exigente ejercicio del cuento. Escribí uno que se publicará en una colección de cuentos de escritores de Monterrey. Disfruté mucho escribirlo.

OV: Un escritor debe ser un observador experimentado ¿En qué momento se detiene a observar el comportamiento humano o acaso es un proceso continuo?

SS: Creo que un escritor debe ser un observador, pero también un conservador de recuerdos de imágenes, sensaciones, frases, tonos de voz, expresiones faciales. No “me siento” a observar gente al pasar, no escudriño a la gente con la cual convivo, pero trato de vivir la vida alerta, conectada a mis cinco sentidos y a la empatía. Creo que el ejercicio de conectar mis lecturas con la vida en la que respiro acentúa esa apreciación. Al escribir acudo a los recuerdos como recurso para darle vida a los personajes y la historia.

OV: El escritor también es un lector disciplinado ¿qué lecturas o autores acompañan a Sofía Segovia? ¿Qué libro está leyendo en estos momentos?

SS: Me gusta todo tipo de literatura. Pienso que la vida sería muy aburrida si sólo leyera un tipo de género literario. Lo que busco es una muy buena historia que esté muy bien contada. Ayer terminé The Outsider de Stephen King, aunque no fue de sus mejores, honestamente. La semana pasada terminé El mordisco de la guayaba de María Eugenia Mayobre. Recientemente me gustó mucho Middlesex, de Jeffrey Eugenides. Estoy esperando con ansias Aquellas horas que nos robaron, de la mexicana Mónica Castellanos.

OV: Las novelas que ha escrito hasta el momento tienen una fuerte carga histórica ¿de dónde proviene este interés?

SS: Del intento por hacer justicia a los olvidados, de despertar la memoria en los que han olvidado.

OV: En el caso de su más reciente novela Peregrinos, además de los testimonios de las personas en quienes se inspiró la novela, ¿cómo fue el proceso de preparación e investigación para situar el relato en la Prusia de la Segunda Guerra Mundial?

SS: Cuando empecé a escribir en el 2014, no sabía todo lo que no sabía. Ni siquiera sabía las preguntas que necesitaría para llegar a las respuestas que necesitaría. Me figuro el proceso en forma de espiral ascendente: de una pregunta llego a algunas respuestas y luego al avance creativo y de ahí de vuelta a más preguntas, etcétera. No terminé la investigación sino hasta que escribí el punto final. Me gusta hacerlo así para que la novela me sorprenda, para que la investigación se convierta en parte de la creatividad.

OV: Dada las crisis de migrantes que existen hoy día a nivel global ¿fue esto uno de los estímulos para escribir la novela Peregrinos?

SS: No. No al inicio, al menos. Empecé a escribir Peregrinos con la idea de narrar un momento emocionante pero casi olvidado sobre un éxodo, quizás el mayor de toda la historia de la humanidad. En El murmullo de las abejas, acababa de contar otro éxodo del campo mexicano a la ciudad. El tema me conmueve y me mueve. Lo que ha sucedido a últimas fechas en el tema de los refugiados a nivel mundial sólo me dio más motivación, más certeza de que el drama prusiano que yo escribía merecía salir a la luz, que es vigente y lo será siempre, pues sólo cuenta la historia más apremiante, antigua y constante: la búsqueda humana por la vida y la paz, la necesidad de huir de la violencia y el hambre.

OV: Generalmente los relatos inspirados en la Segunda Guerra Mundial toman como punto de partida el sufrimiento del pueblo judío, resulta muy interesante ver el punto de vista de quienes en general siempre han sido retratados sin más como villanos, pero más allá de esto, ¿cómo logró dar vida a las voces infantiles con tanta autenticidad?

SS: ¿Será que conservo la sensación de mi niñez? ¿Será que nunca he dejado de leer y por lo tanto he conservado y ejercitado siempre mi imaginación? Sea lo que sea, corrí ese riesgo de revivir -desde el primer soplo- una vida nueva, inocente, que apenas descubre el mundo cuando el mundo ya es lo que será. También fue un riesgo presentar el punto de vista del alemán común y descubrir así que las circunstancias y su gobierno convirtió a ese pueblo en la primera –y tal vez la última- víctima del nazismo.

OV: ¿Para quién escribe Sofía Segovia?

SS: Me gusta pensar que escribo como si fuera la primera lectora de mi narración; que soy la primera en dar vuelta a la página para dscubrir territorio nunca antes explorado. Así que soy la primera, pero no quiero ser la única; aspiro a ser leída. Se debe tal vez a mi veta de comunicóloga: al escribir, me convierto en el emisor, la novela en el mensaje y el lector en el receptor. Sin receptor el mensaje no tiene sentido, muere. Sin receptor, el emisor mejor calla.

OV: Tanto en su sitio web como al final de los libros menciona que gracias al barullo alegre de su familia puede concentrarse a escribir ¿podría extenderse un poco más a lo que esto se refiere?

SS: Antes de ser novelista, fui esposa y madre. ¡Soccer mom! Creo que la familia ha sido un gran entrenamiento para la concentración: puedo concentrarme donde sea y cuando sea. Nunca me dieron oportunidad de convertirme en una reclusa, lo cual agradezco. ¿Escribir los 15 minutos entre una clase de baile y el entrenamiento de fútbol? ¡Sin problema! Ahora que mis hijos son mayores, van y vienen solos pero mi oficina está abierta siempre a la familia –y a las mascotas-.

OV: ¿Cuál es el siguiente proyecto en puerta?

SS: Me invitó mi alma mater, la Universidad de Monterrey, a escribir el libro de su 50 aniversario. Ya estoy investigando, entrevistando, pero no será un libro de Historia, será un libro de historias. Entretanto, escribiré cuentos y estaré a la siguiente historia que quiera convertirse en novela.

OV: Siendo nosotros una publicación arraigada en Miami la siguiente es una pregunta obligada ¿ya conocía Miami? ¿Qué opinión tiene de nuestra ciudad?

SS: Hace tres años estuve en Miami para presentar El murmullo de las abejas, también en Books & Books. También he estado como visitante. La ciudad es hermosa, eso es claro. Su azul y su verde son imanes para alguien del desierto, como yo. Pero lo que me impacta es el movimiento literario hispano y los círculos de lectura en español que van en aumento. Me gusta ver cómo los libros en español ocupan cada vez más “real estate” en los estantes de las librerías y que inclusive hay una librería dedicada en exclusiva a la Literatura Hispana. Como visitante, como novelista, ¡regresaría siempre!

OV: Muchas gracias por acceder a esta entrevista.

SS: Al contrario. Mis mejores deseos,

Comments

NAGARI CONVERSA CON LA ESCRITORA MEXICANA SOFÍA SEGOVIA.

Leave a Reply

Translate »