Miquel-Lluís Muntané y su construcción poética de la transparencia. Dolors Fernández

“Construir la transparencia” es un concepto tan inmaterial como “derribar la opacidad”. Fuera de la metafísica o del lenguaje poético ninguna de las dos frases tendría sentido. Somos afortunados porque nuestra intuición, el asistente más valioso de tantas y tan diversas lecturas, nos indica que debemos mirar más alto y más lejos si queremos dotar de sentido estas frases. Y cómo no, es lo que debemos hacer al acercarnos a la antología de Miquel-Lluís Muntané: Construir la transparència, seleccionada y prologada minuciosamente por Vicenç Llorca, y editada con esmero por la editorial Témenos (Barcelona, 2018).

Es esta poderosa capacidad de trascendencia la que confiere verdadero significado al título, puesto que la poesía de Muntané supera cualquier barrera de orden físico.  Su enorme lirismo, la hondura de pensamiento y sus hallazgos expresivos, incluso sus cualidades musicales, sitúan al poeta en la misma órbita de otros insignes que le precedieron en las letras catalanas: Josep Vicenç Foix, Joan de Sagarra o Joan Vinyoli, por citar solo algunos.

A cada punt aprenc noves formes de tu;

m’endinso en tu i, alhora, en tots aquells

amb qui estimem, poc o molt, els oratges que ens colren.

I t’envejo una mica, al capdavall.

[…]

A cada punt aprenc noves formes de tu

i del teu pas el ritme que dicten els sigles.

 

(“Nova visita a l’aigua transparent de l’estany”, de L’esperança del jonc, 1980)

 

[A cada momento aprendo nuevas formas de ti;/me adentro en ti y, a la vez, en todos aquellos/junto a los que amamos, poco o mucho, la ventisca que nos curte./Y te envidio un poco, al fin y al cabo./[…]/A cada momento aprendo nuevas formas de ti/y de tu paso el ritmo que dictan los siglos. (“Nueva visita al agua transparente del estanque”, de La esperanza del junco, 1980)]

Así que con esta antología podemos afirmar que nos hallamos ante el formidable legado poético de un autor de primera fila quien, durante más de treinta y cinco años (de 1980 a 2016), ha compuesto versos de excepcional virtuosismo. Poemas que nos remiten a la esencia, a la verdad, conceptos que se mencionan en numerosas ocasiones a lo largo de sus páginas, sin olvidarnos del sentido último de la vida: el amor, en su vertiente más incondicional. Y aquí es obligado aludir a la ternura, esa emoción que tantas veces transita por la poesía de Miquel-Lluís Muntané y que nos traslada, sin tópicos ni melifluas consideraciones, a un aspecto, para él esencial, de la naturaleza humana. Y lo hace a fuerza de imágenes vigorosas y sugestivas, extraídas del paisaje natural:

Com el vol de l’alosa,

que desafia els cànons

de la geometria;

així neix la tendresa,

del replec més profund

de l’ànima dels homes.

(“Tendresa”, de El tomb de les batalles, 2009)

 

[Como el vuelo de la alondra,/que desafía los cánones/de la geometría;/así nace la ternura,/del repliegue más profundo/del alma de los hombres. (“Ternura”, de El rumbo de las batallas, 2009)]

Como ya he mencionado al principio, Construir la transparència va precedida de un detallado y exhaustivo prólogo, que nos va desgranando las características generales de la obra de Muntané, así como su línea evolutiva, entre reflexiva y beligerante; tradicional o más innovadora, siempre con soberbios resultados:

Ve d’antic el secret

que servem jo i la tarda

i la força creixent

d’un llegat de coratge.

 

(“Llegat de coratge”, de Llegat de coratge, 1983)

 

[Viene de antiguo el secreto/que preservamos yo y la tarde/y la fuerza creciente/de un legado de coraje. (“Legado de coraje”, de Legado de coraje, 1983)]

Puede decirse en resumen que las líneas maestras de la poesía de Miquel-Lluís Muntané son perfectamente visibles ya desde su primerizo L’esperança del jonc (1980). Y que con cada nuevo poemario, desde Llegat de coratge (1983) hasta el más reciente Qualitats de la fusta (2016), Muntané no hace más que consolidarse como uno de los mejores poetas de su generación, y no solo en lengua catalana.

Obsérvese cómo su poesía es capaz de posarse sobre las cosas sencillas, ya se trate de la descripción de elementos de la naturaleza o el mobiliario urbano, pues nada escapa a la agudeza de su mirada:

De vegades, els dies

ens disposen l’espai de tal manera

que ens costa acomodar-lo;

[…]

Talment el joc que ens ofereix

una gran botiga de mobles

[…]

Perfecta per mirar des del carrer,

Però impossible d’habitar-hi.

(“Mobles”, de El tomb de les batalles, 2009)

 

[A veces, los días/nos disponen el espacio de tal manera/que nos cuesta acomodarlo;/ […]/tal es el juego que nos ofrece/una gran tienda de muebles/[…]/Perfecta para mirar desde la calle,/pero imposible de ser habitada. (“Muebles”, de El rumbo de las batallas, 2009)]

 

Al mismo tiempo, sería injusto no reconocer la versatilidad y carácter humanista de Miquel-Lluís Muntané, un hombre de letras en el sentido más amplio del término, ya que cultiva todos los géneros literarios sin excepción: poesía, novela, relato, ensayo, teatro, dietario y memorias. Todo ello, indudablemente, hace aún más meritoria su labor.

Y es al llegar a este punto cuando quizás podamos aproximarnos al concepto de “transparencia”, tal y como nos lo ha querido mostrar su antólogo, Vicenç Llorca. Retomando el lenguaje bélico que en ocasiones podemos consignar en la poesía de Muntané, sus armas han sido la inteligencia, la trascendencia y la coherencia entre el yo poético y su discurso; sin descuidar un ápice la perfección formal, sus logros estilísticos y la belleza que de todo ello se deriva.

Sin embargo, como suele pasar en las obras profundas y complejas, el lenguaje connotativo puede apuntar en varias direcciones. Y una  de ellas nos remite, en esta búsqueda de la autenticidad, hasta un verso concreto de Pablo Neruda, mencionado explícitamente en la  introducción: “Así se construye la transparencia”. Reconozcamos que con este título también se está rindiendo homenaje al gran poeta chileno, uno de los referentes literarios reconocidos  por Muntané.

No existen, hoy por hoy, las obras completas de Miquel-Lluís Muntané traducidas al español, aunque sí que contamos ya con un título, La hiedra obstinada, que recoge una pequeña porción de su obra. Pueden encontrarlo en Ediciones La Discreta (2010), en la versión de Antonio García Lorente y José Antonio Arcediano.

Pero no se impacienten: todo llegará. “Construir la transparencia” a golpe de verso requiere de tiempo y una enorme dosis de sensibilidad.

 

© All rights reserved Dolors Fernández

Dolors Fernández (Barcelona, 1968) se licenció en Filología Hispánica en la Universidad de Barcelona en 1992.

Es autora del poemario Mi corazón mordido por tus labios, editado por La Marca Negra Ediciones en marzo de 2017.

Autora bilingüe (castellano y catalán), ha obtenido diversos premios literarios en las modalidades de relato y poesía.

Asimismo, ha colaborado con poemas, relatos breves, entrevistas y crítica literaria en diversas publicaciones, como el suplemento cultural del diario catalán El Punt Avui y en las revistas de creación literaria Azharanía (Castellón), Tànit (Baix Llobregat, Barcelona), Nagari (Miami) y Almiar (Madrid).

También ha participado en numerosas antologías sobre poesía y relato breve.

twitter: @sibilinda

 

Leave a Reply