MICROTEATRO CCEMiami. Temporada Verso a Verso O, Miami

verso a verso

Antonio Machado arrancó con unos versos de su poemario Cantares que decían golpe a golpe/ verso a verso. Joan Manuel Serrat lo popularizó en un LP en los años 70 que dedicó al poeta. Y hoy, Microteatro, colaborando con el Festival de Poesía O, Miami abrió el pasado 3 de abril y cierra el 3 de mayo en esta nueva temporada con el lema verso a verso La poesía está presente en primavera.

Al mal tiempo buena rima escrita por Antonio Marta, dirigida por Kevin Casse e interpretada con brío e inocencia por Adriana Bermúdez como Elena, una camarera y su cliente Guillermo Quintanilla, este hercúleo actor que impone su presencia con el face to face ”¿Me está llamando usted borracho?”. Ésta es un pieza muy bien escrita por su trabajo en verso y su concepción original. Establece un diálogo entre dos géneros literarios (Poesía y Prosa) y los contrapone a través de dos personajes en las antípodas de su edad que se encuentran en un bar donde al final se descubre un pequeño secreto. Kevin reúne todos estos elementos antedichos y hace una interesante y sutil puesta en escena.

Números escrita, dirigida e interpretada por Julio Bouley. Tuve la suerte de conocer a este ser polifacético en el medio teatral en un Tartufo dirigido por Adela Romero en el teatro Artefactus. Me enamoré… simplemente. Hoy ha concebido una obra de corte surrealista donde los números son “Pruebas de Dios y su existencia….el 100 es Él, el 75 cine, el 52 bicicleta, el 18 cucaracha, el 41 estafa y trampa…y el 98 traición”. Un homenaje sucinto a Calderón “¿Vivir o soñar? …despertar lo que hay en mi”. Julio es el maestro que domina la escena con coreografías inventadas, personajes imposibles o puestas en escenas que sorprenden como ésta por su sencillez.  Julio, nunca mejor dicho, es “un verso a verso”. Título que hace homenaje a Microteatro en esta temporada…es “razón y pasión; todo cabe” que dice el personaje principal de Números.

Putas Mariposas escrita por Diego Salazar, dirigida por Lilo Vilaplana e interpretada por Daniela Macías y Antonio Cuéllar. Un escritor entra en plena lluvia –un detalle hermoso y bien realizado- en una cafetería para buscar refugio, pero  Cindy, la mesera, lo quiere echar. Al cabo de un rato descubre que es su poeta favorito y cuando acaba de recitarle unos versos sobre el amor y la alegría de su última obra  Cindy se decepciona y se la critica….”Esto es una auténtica cagada….deja tus putas maripositas….el mundo está jodido…”. Este micro tiene un icono grande. Una mujer dulce y malévola. Con su picardía abierta y un histrionismo afable. Utilizando la soltura corporal que le da su edad y su desvergüenza lozana.  Esta mujer se llama Daniela Macías. Una actriz que en sus inicios uno ya puede observar su potencial. El director Lilo Vilaplana ha sido inteligente al elegirla… y contraponerla ante un no menos talentoso Antonio Cuéllar. Si esta joven se mantiene con estos registros que yo vi aquella noche, estamos ante el nacimiento de una estrella…sin duda. ER

Leave a Reply