“Madagascar”, nuevo relato del argentino Luis Benítez. Stella-Maris de Trelles

Intrigas políticas en clave de novela

A primera vista, algo que parece ser una novela histórica de aventuras tendría que reducirse a ser un texto cargado de peripecias, escenas de acción, intriga, con un pelín de romance y todo bajo una premisa fundamental: entretener lo más posible a sus lectores.

Sin embargo “Madagascar”, la última entrega del novelista argentino Luis Benítez, se propone -y en su mayor parte, alcanza a cumplir con ello- sumarle a esas virtudes de amenidad un sustrato mayor: el de dar cuenta de los tejes y manejes políticos que, en toda época y lugar (lo sabemos muy bien sus contemporáneos) parecen formar parte fundamental de la vida misma de las naciones.

En este caso específico se trata de las postrimerías del siglo XVII, cuando un grupo de marinos, entusiasmados por la prédica militante de un sacerdote enamorado de las ideas utópicas de Tomás Moro, se apropia de un navío de la armada de guerra francesa y lo convierte en una “república marítima” donde todos, desde el capitán hasta el último y más humilde grumete, son iguales, poseen los mismos derechos y semejantes obligaciones. No contentos con ello, los amotinados buscan algún lugar de la Tierra donde convertir en realidad su comunidad anarquista, Libertatia, y lo hallan en Madagascar. Mientras tanto son perseguidos por todas las armadas del mundo, ya que su fuente de sustento es una actividad tan peligrosa y repudiada como sus mismas convicciones: la piratería. Pero una forma de la piratería muy singular, pues en vez de cometer atrocidades sin cuento, estos “piratas buenos” solo se apoderan de lo indispensable y luego liberan a las víctimas de sus riesgosos abordajes sin tocarles un solo pelo.

En la novela de Benítez esta actitud humanitaria se contrapone violentamente con la conducta implacable y destructiva de quienes persiguen a tan originales filibusteros y ello se subraya más y más según nos adentramos en la diégesis, pues la mayor parte de la ficción trascurre en una fortaleza francesa, donde el antiguo Almirante de Libertatia, el muy forajido Thomas Taylor, ha venido a terminar sus días, junto con su tripulación, al ser capturado por la marina de Luis XIV. Imputado de todos los crímenes que pueden tener por escenario los siete mares, Taylor rememorará sus andanzas de un cuarto de siglo junto a los de Libertatia, cuando ya la colonia de soñadores -edificada justamente en Madagascar 25 años antes- ha sido destruida para siempre.

Los recuerdos del filibustero Taylor son complementados a todo lo largo de la novela gracias a porciones de la bitácora escrita por otro de los protagonistas, el capitán Masson, un efectivo recurso literario que permite al lector armar la estructura general a través de un doble relato que empalma hacia al final de manera impecable.

Desde luego que no faltan cañonazos, abordajes sable en mano, combates navales y saqueos en “Madagascar” (algo indispensable en este tipo de narrativas), pero se advierte que esta novela contiene elementos adicionales que van más allá del mero divertimento, al señalarnos (elusivamente, si se quiere leerlo así) que personajes, asuntos y circunstancias participan de la eterna lucha entre el interés y el ideal, los principios y la conveniencia, la bondad y la maldad, la codicia irrefrenable y el anhelo de justicia… posiblemente, el gran motor de la historia, antes y después del siglo XVII.

Madagascar fue editada recientemente por el sello Vestales ( http://www.vestales.com.ar), de Argentina.

© All rights reserved Stella-Maris de Trelles

Stella-Maris de Trelles. Escritora, crítica literaria y periodista. Reside en la Argentina.

Leave a Reply