Los otros espacios: En torno al libro de María Augusta Montealegre Ideas estéticas y políticas de las vanguardias en Nicaragua (1918-1933). Tomo I. Managua: Academia de Geografia e Historia de Nicaragua, 2016.

Allá por los principios del siglo XX, y dentro del inventario de la cultura caribeña, centroamericana y latinoamericana en Estados Unidos, el filántropo Huntington- apasionado de nuestra cultura-  funda en 1904 el Hispanic Society of America; así como asegura para el año1922, una dotación para la creación del Departamento de Español de Columbia University (por donde pasaron figuras como Rubén Darío). Bajo el sello del  Hispanic Society se publicó en 1916 la edición de los primeros poemas de Darío traducidos al inglés: Eleven Poems, cuyos traductores son el poeta norteamericano Thomas Walsh y el nicaraguense Salomón de la Selva. El intelectural español Federico de Onís, invitado y pagado por Huntington, llega a Nueva York ese mismo año, para luego dirigir el novísimo Departamento de Español de Columbia University- con un sueldo pagado por el filántropo. También dotó con un fondo especial a a la Biblioteca del Congreso: tanto para la compra de libros en español, como para la creación física del área  para mantener los materiales. En esa época también se destacan figuras como el gran coleccionista de documentos sobre la diáspora africana: nuestro héroe negro, el puertorriqueño Arturo Schomburg, fundador del Negro Society for Historical Research que hoy día se conoce como The Schomburg Library.

Tiempos ricos para nuestra cultura en esa gran ciudad en donde y además, se destacan figuras como William Carlos Williams con su primer libro de poemas: Poems publicado en 1909 en NJ y Bernardo Vega que en 1916 comienza sus crónicas, Salomón de la Selva en 1918 con Tropical Town and Other Poems, Clara Lair y sus poemas Un amor en Nueva York, escritos entre el 1920-1928. Dos poetas publican en la ciudad en el año 1922: Gabriela Mistral con su libro Desolación y el El jarro de las flores del mexicano José Juan Tablada- innovador del género, cronista y uno de los primeros libreros de libros en español de la ciudad. El año 1922 es un año importante para rupturas estéticas, como muy bien menciona María Augusta en su libro. Es el año en que se publican: 10 poemas para leer en el Tranvía de Oliverio Girondo, The Waste Land de TS Elliot, Ulyses de Joyce y El soldado desconocido- publicado en México- de Salomón de la Selva. Todo esto ocurría en los estratos de la intelectualidad, mientras por el año 36- entre las calles116 y la Quinta Avenida de ese New York, en el Teatro Campoamor, Carlos Gardel arrasaba con su show y su película Cuesta Abajo (filmada en un estudio de Long Island) y mi tía-abuela Enriqueta, fanática de Gardel, hacía su larga cola para poder entrar al Teatro. Hablo de una comunidad vibrante y muy ocupada con la vida cultural y política, la del New York de esa época.

Volviendo a las primeras décadas del siglo veinte: un grupo de jóvenes poetas inquietos, caribeños, centroamericanos y norteamericanos, se reunían. Hablo de las escritoras norteamericanas Edna St. Vincent Millay y Amy Lowell, ambas Premios Pulitzer, Muna Lee (poeta, traductora ensayista y quien llegó a ser primera dama de Puerto Rico), Jeanne Robert Foster, Stephen Vincent Bent, Thomas Walsh , el puertorriqueño Luis Muñoz Marín (poeta, político, gobernador de PR y creador del Estado Libre Asociado) y quien nos toca esta noche el nicaraguense: Salomón de la Selva. En la magistral tesis doctoral que presentó María Augusta Montealegre en la Facultad de Filología de la Universidad de Salamanca, para obtener su doctorado, graduarse con honores, y que hoy vemos publicada como el tomo I de su libro Ideas estéticas y políticas de las vanguardias en Nicaragua (1918-1933) y cuyo estudio de la obra de Salomón de la Selva lo sitúa no tan solo como un “poeta fundacional de la vanguardia en Nicaragua”, en América Latina sino- la autora nos sugiere- que fue/es el primer ‘latino poet’ en Estados Unidos del largo y complejo inventario de nuestros escritores de este lado.

En esta busqueda de raíces, escuelas y movimientos de principios del siglo XX de nuestra América, la gran asignatura es el libro de María Augusta, que como tema de tesis, en los últimos tres años, se ha discutido en la sala de mi casa tantas tardes y sin querer se va una sumergiendo nuevamente en la lectura y re-análisis del movimiento de las vanguardias poéticas, con sus textos y poetas fundacionales del: continente, de las islas, de Centroamérica, de México, de Estados Unidos latinos, lo que lleva a confrontar definiciones y el conocimiento de la cultura-literatura-dual-inglés-español y su compleja red de traducciones transmigratorias.
© All rights reserved Lourdes Vázquez

Lourdes Vázquez (P.R.): Una de las escritoras más destacadas de la diáspora de Puerto Rico. Poeta y narradora. Entre sus premios se incluyen el Juan Rulfo de Cuentos (Francia), la Mención de Honor/Honorable Mention/2014 Paz Prize for Poetry (USA) por Un enigma esas muñecas (Madrid: Torremozas, 2015), Mención de Honor Premio Nacional Luis Lloréns Torres, Casa de los Poetas, 2014 (P.R.) Su libro Bestiary: Selected Poems 1986-1997 fue finalista del Foreword Reviews Book of the Year Award (USA). Una selección de su poesía ha sido publicada en italiano: Appunti dalla Terra Frammentata (Edibom, Edizione Letterarie, 2012); así como la memoria: The Tango Files (Edizione Arcoiris, 2016). Otros libros son su novela Sin ti no soy yo: segunda edición (2012) traducida al inglés con el título, Not Myself Without You por Bilingual Review Press (Arizona State University, 2012) y que forma parte del listado ‘Top Ten “New” Latino Authors to Watch’‘; así como The New Essential Guide to Spanish Reading. En 2013 se publica una selección de sus cuentos: Adagio con fugas y ciertos afectos (Madrid: Verbum). Su trabajo ha sido publicado en sinnúmero de antologías y revistas y traducido, además del inglés y el italiano, al sueco, francés, portugués, polaco, catalán, gallego y mixteca. Ha trabajado con una variedad de artistas destacándose los libros:Salmos del cuerpo ardiente con la reconocida grabadora Consuelo Gotay y Cibeles que sueña con la artista Yarisa Colón. Ha sido miembro de varios jurados entre los cuales se destacan el BorderSenses Literary Prize in Fiction (Texas) y el New York Foundation for the Arts, Urban Artist Initiative Award. Es miembro del Pen American (NY) y del Poetry Project (NY).

Leave a Reply