LABIOS QUIETOS Y OTROS POEMAS. Álvaro Hernando Freile

Labios quietos

 

No calles nunca, no dejes de hablarme con los labios quietos. Y no dejes de desnudarte con palabras.

Yo seguiré penetrándote en tus significados, como un experto amante, como un necesitado.

 

Las palabras, las banderas de tu desnudez.

 

En una sacudida puede leerse en el viento

toda la mitología en una espera,

la historia del amante y de una brújula enferma,

un manual de instrucciones contradictadas, autoaprendidas, memorizadas:

arrancarme la ropa, besar mis tatuajes, olvidar nuestros nombres

y escribir con celo sobre nuestros sexos un secreto que acabe en acantilado

en olor dulce y salado.

 

 

 

Ítaca lenta

 

Tiene una sirena amarrada a cada pierna

y empuja dulce, melodía estremecida, al acantilado

sin rocas afiladas

todo espuma y mar rompiendo

todo ola recogiéndose entre brazos

de sabor salado

y boca impronunciable.

 

Yo soy de ir atado a mástiles

soy de besar sirenas por los dientes

de hacerle coros al mar

de hacer espuma en la roca

y siento que Ítaca está lenta

poco más allá

de unos lazos verdes

que se desatan en mis dedos.

 

¿Quién querría no empaparse

en ese mar

perfecto

y puro?

 

Dentro del mar es el único lugar en el que el canto de la sirena nos pide cambiar el deseo por placer.

 

En otros lugares quedan los que temen la sal en la piel. Para ellos: nada.

 

 

 

 

 

 

Pentecostés

 

Camina sin lógica ni bisagra

una ventana por la fachada

bailando en una baldosa

yendo y viniendo montada en un chirrido

cometiendo el error de niño

de tenerle fe al viento.

 

Por primera vez se cierran y

se abren los párpados

escritos por un vaho de boca virgen

sobre el cristal mojado de niebla

y se convierte la palabra en un nuevo

descalabro, rojo, en la garganta, acantilado áspero, que retiene el nombre ácido del animal sacrificado.

 

Llega el error cuarto: confiarle las estrellas al astrónomo,

como si el firmamento cupiese en dos ojos

llenos cuervos

o en torsos tallados sobre el mármol al ritmo de un metrónomo

y con la melodía de cuerpos que no saben separarse sin consumirse

en un vacío cósmico.

 

Hace muchos años de aquellos errores primigenios

y esta es la noche ideal para terminar con una vida,

emplumada, cobarde, llena de heroína,

tras muchos cielos escuchados desde el suelo

en constelaciones a mitad de una misa susurrada en otro idioma

como si toda la mitología cupiese en los ojos de un carnero lechal decapitado

para la celebración del crimen último

y pentecostal .

 

Dentro de las venas todos tenemos un amo.

 

 

© All rights reserved Álvaro Hernando Freile

Álvaro Hernando Freile. (Madrid, 1971)  Maestro y antropólogo, especializado en investigación del lenguaje. Autor de los poemarios «Ex-Clavo», publicado en España, en 2018 (Karima Editora), y  «Mantras para bailar» (Ed. Pandora Lobo Estepario), publicado en Chicago, en 2016. Esta misma editorial prepara los volúmenes ya concluidos de poesía: «Chicago Express» (2017) y «Geografía del Alma». Recibió el premio Poesía en Abril 2018, dentro del Festival Internacional de Poesía de Chicago.

Durante su paso por el periodismo dirigió y presentó varios programas de radio en los que la literatura jugaba un papel especial («Cómo decirte, cómo contarte», «Este perro mundo»), colaborando además en diferentes medios, incluyéndose aquí la publicación de poemas y relatos en diferentes revistas. Ha participado en varias obras interdisciplinares, destacando la pieza musical contemporánea Leaving the confort zone, del compositor Enric Riu (Chicago, 2015) en la que se usa su poema «Gruta». Algunos de sus trabajos se han traducido al polaco, rumano, búlgaro, inglés y francés. En estos momentos continua ejerciendo su labor docente, trabajando para el distrito escolar de Harvard, en el Midwest de los Estados Unidos.

Leave a Reply