LA PINTURA PIXELADA DE DANIEL CATALANO. atRrif

Daniel Catalano sintetiza dos aspectos aparentemente incompatibles de la imagen actual: lo “slow” de la pintura y lo “fast” del medio digital. En figure composition #103 se aprecia una repetición de la historia, cuando casi a fines del siglo XIX, la pintura choca y finalmente incorpora tropos de la naciente fotografía. entonces, la ejecución pictórica emulaba lo mecánico y la dimensión plana (el puntillismo es un ejemplo notable). en esta pintura que podríamos llamar “sucia”, el color (el pixel) “se corre” arbitrariamente sobre los modelos y otros volúmenes, es el fenómeno llamado “wire mesh”, común en ciertos desperfectos de la señal digital de satélite.

Fenómeno ya apropiado en el trabajo reciente del artista cubano Juan-si González. Observe cómo en las dos pinturas que siguen el azul de la pared irrumpe en el primer plano de los modelos. no se propone como un mero ejercicio formal. en este sentido la pintura refleja la realidad. ¿no es lo virtual una forma de realidad del presente? Luego tenemos la atmósfera particular dentro del cuadro que catalano construye ¿qué hacen estos modelos? Contemplamos una cierta teatralidad, especie de danza carnal, que trae a la memoria la manera peculiar en que los cuerpos se acoplan en la lucha greco-romana. Es un hecho que la pintura de catalano juega con la modernidad, incluso ese antiguo juego de la pintura que tanto incomodara a Platón: mimetizar la realidad. esta pintura se cita a sí misma (un truco muy postmoderno). Presentamos el arte de catalano como un ejemplo de las posibles salidas al estancamiento ideológico y visual del arte contemporáneo.

Publicado originalmente en tumiamiblog

Leave a Reply