LA PEQUEÑA COMUNISTA QUE NO SONREÍA NUNCA. Autora Lola Lafón Traducción de Francesc Rovira Editorial Anagrama. Barcelona, 2015

PlantALBA.qxdLa pequeña comunista que no sonreía nunca

Autora Lola Lafón

Traducción de Francesc Rovira

Editorial Anagrama. Barcelona, 2015. 278 páginas

Premio Versión Fémina. FNAC.

 

Un artículo del escritor Sergi Pàmies publicado en el periódico La Vanguardia de Barcelona, despertó mi interés por el libro. Encontré un ejemplar en una biblioteca de una ciudad aledaña. Reservé el libro y esperé tres semanas. El viernes 17 de abril recibí un correo electrónico anunciándome que podía recoger la obra. No resistí la tentación y, a pesar del cansancio y tras una dura semana laboral, subí en un metro a las siete y media de la tarde rumbo a Hospitalet de Llobregat, la segunda ciudad más poblada de Catalunya.

La línea 1 de metro me llevaría hasta la parada más cercana a la biblioteca, el barrio de La Torrasa. En el vagón  compartí espacio y miradas con cuatro  jóvenes ataviados con percings agresivos, un señor obscuro y un par de mujeres dominicanas de prominentes pechos que oscilaban al compás del traqueteo del tren. A la salida de la estación observé que la desnudez y uniformidad de los bloques de viviendas guardaba cierto parecido con los “panelák”  que había visto en Praga; unos pisos construidos con paredes prefabricadas de hormigón, durante el régimen comunista y extendidos por todo el universo de los países del Este mientras duró La Guerra Fría.

La comparación entre las ciudades Praga y Hospitalet me produjo desasosiego. Mi cerebro había establecido  la tristeza como nexo  común  entre la visión del barrio de la Torrassa, el recuerdo de Praga y el libro que iba a buscar a la biblioteca, ubicado en la ciudad de Bucarest donde ocurre la acción.

La pequeña comunista que no sonreía nunca, es un título original y arriesgado. Lola Lafón, narra la ficción biográfica de una popular gimnasta rumana, Nadia Comaneci. La autora construye la historia vital de la protagonista a partir de conversaciones telefónicas y correos ficticios que dan voz al mito que fue. Nos muestra la crueldad con la que la prensa  trató a Nadia Comaneci. Y el trato difamatorio que sufrió tras su huida a los Estados Unidos.

El ángel de los Juegos de Montreal del 1976 que consiguió vencer al marcador con “dieces” unánimes por parte del jurado, era una niña de 14 años, tan lisa como una tabla. Cuatro años más tarde; una “gorda” que cometió el pecado de mostrar un cuerpo con dos protuberancias insanas en los Juegos de Moscú de 1980.

La menstruación y el cambio físico mataron a la Nadia volátil. Y la autora nos cuenta, la tragedia psíquica que supuso para la gimnasta convertirse en una mujer. Lola Lafón critica la utilización del cuerpo de la mujer y la sucia erótica de unas niñas famélicas a las que prohíben alimentarse durante su entrenamiento.

La novela, sin ser una biografía, consigue dotar al texto de una verosimilitud próxima al documental. La ficción que nos muestra la autora es también una crónica de la Rumania comunista gobernada por Ceaucescu. La utilización que el político y sus secuaces hicieron del éxito atlético de una niña minúscula son una muestra lúcida de la manipulación de un estado bajo una dictadura.

Si leen el libro les recomiendo que no vayan a Youtube a ver sus logros gimnásticos hasta cerrar la última página del libro. Es necesario que contemplen la precisión conque “la niña etérea” realizaba los ejercicios teniendo presente que su cuerpo fue un objeto mediático en su país, y también motivo de escarnio en el puritano mundo estadounidense. La prensa norteamericana no le perdonó que huyera de Rumania con un hombre casado, ni que hubiera sido la amante de Nicu, el hijo cruel del dictador rumano.

No les desvelo más datos sobre la novela para que puedan disfrutar y descubrir el interés morboso que despierta Bela Karoly, el entrenador de origen húngaro que llevó a Nadia Comaneci al estrellato. Sí que les invito, en cambio, a seguir la pista de esta escritora francesa, cantante del grupo Leva, autora de cuatro libros y mujer que residió durante algunos años en Rumania.

La escritura de Lola Lafón y el feminismo inteligente que practica, darán que hablar en el campo de la literatura contemporánea.

All rights reserved Ángels Martínez

Leave a Reply