“La edad de la ciruela”… ¿Qué edad debe tener la ciruela para ser vino y no vinagre?”… Jorge Herrera-Monroy

Publicado el

Fotografías: Cindy Pérez Nolla / José Brocco / Adela Romero portfolio

 

En general, cuando voy al teatro; sufro todo lo que en mi opinión está desaprovechado, mal dicho, mal puesto o mal iluminado. Sin embargo, cuando acudo a una nueva puesta mi júbilo se multiplica; sobre todo si es una buena  experiencia, ello renueva mi amor y mi gusto por el teatro e inspira mi compromiso de escribir tanto en mi blog “Con sabor humano”, como compartir esta nota en la revista nagari.

 

Hace unos días asistí en Miami al estreno de “La edad de la ciruela”. Fue una experiencia deliciosa… fue como comer ciruelas sin tenerlas en las manos… pero si en el paladar… por lo tanto, hechizado por esa sensación y la atmósfera teatral frente a mi decidí participar en ese rito… en esa celebración.

 

¿Sabían qué la obra teatral “La edad de la ciruela” esta de cumpleaños? Así es mis queridos lectores. Hace 22 años, en 1996, el autor argentino Arístides Vargas, la concibió y además la dirigió en el Ecuador en su primera puesta en escena.

 

Ahora con esa mayoría de edad, esta obra llega a Miami de la mano de la directora venezolana Adela Romero, quien hace que las hermanas Celina y Eleonora cobren de nuevo vida acompañadas por los demás personajes de esta pieza teatral para hacer un viaje entre el tiempo y la memoria en un montaje elegante, conmovedor y nostálgico.

 

Sinopsis

“La Edad de la ciruela” trata de un intercambio epistolar entre dos hermanas en el momento dramático en el que una le cuenta a la otra los últimos instantes de la madre moribunda.

 

A partir de la primera carta las hermanas hacen un recorrido a través del tiempo, de vuelta a su niñez, en busca de su historia familiar, la cual tiene los rostros de siete mujeres y el nombre de un hombre crucial en las vidas de todas ellas que representan las tres generaciones de esta familia.

 

Por momentos se podría pensar que es una obra feminista pero no es así, la presencia verbal de “Alfonsito el tímido” en la puesta marca fuertes rasgos patriarcales.

 

El autor

Quizás Arístides Vargas, nunca imagino que “La edad de la ciruela”, llegaría a tener tantas representaciones y adaptaciones en más de 10 países de America Latina y Europa en los últimos 22 años y que además le abriera las puertas a otras obras suyas como “La República Análoga”, “Donde el viento hace buñuelos”, “Flores arrancadas a la niebla”, “Instrucciones para abrazar el aire”, “Jardín de pulpos” y “Nuestra señora de las nubes”, entre otras.

 

En sus obras, el autor, crea a partir de su experiencia personal, nuevos mundos y espacios no realistas en donde los personajes transitan un tiempo fuera del tiempo y del espacio objetivo. A través del juego, el olvido, el sueño y el sonambulismo, Vargas expresa el dolor que le causa la violencia, la pérdida de la identidad, el desarraigo y el exilio.

 

Por lo tanto, Vargas imprime en sus piezas una lírica nostálgica pero rica en humor y música. Sí, y aunque parece paradójico, la risa está presente como un efecto sanador ante tantos traumas y dolor.

Versión Miami

La escena abre… La iluminación teatral se prende… y allí están de nuevo las amorosas, Celina y Eleonora, quienes a través de sus recuerdos evocan a su madre, Francisca; a sus abuelas María, Gumersinda y Adriática; a sus tías Jacinta y Victoria y hasta la criada Blanquita.

 

Del mundo de la directora Adela Romero surgen los nueve personajes de esta obra representados por cinco actrices, dos por cada una de ellas, los cuales ríen, lloran, se insultan, se alegran, se reconcilian, se encuentran y desencuentran permanentemente.

 

Es un gran trabajo teatral: dramático y emocional. No sólo en la psicología de cada personaje sino en la caracterización física de cada uno de ellos. Las cinco actrices forjan relaciones amorosas muy profundas con los personajes en la búsqueda de contar y revivir una historia familiar en un ir y venir que va de la risa a la tristeza… de la celebración del presente y la añoranza del pasado.

 

Sin embargo “La Edad de la ciruela” de la directora Adela Romero logra representar y adaptar la temática universal y atemporal de esta obra en forma vigente, sutil y poética.

 

Quién es quién?… El reparto y la dirección teatral

La puesta en escena de “La Edad de la ciruela” en Miami se realiza en Artefactus Teatro, ubicado por los rumbos de Kendall.

 

Sobrio espacio teatral en donde vemos en doble papel a la colombiana Camila Rodríguez como la hermana Celina, niña y adulta, y también en el papel de la tía Victoria.

 

A la nicaragüense Miriam Benard encarnando a mamá Francisca y a la abuela María; a la venezolana Gloria E. Sosa como abuela Adriática y tía Jacinta.

 

Mientras que la venezolana Joana Hecker sólo representa  a la caprichosa e inocente hermana menor Eleonora, como niña y mujer adulta.

 

En la dirección de escena, Adela Romero, mezcla la experiencia de algunas de las actrices con el deseo de experimentar la escena de otras.

 

Salvo algunos olvidos de diálogos, correcciones verbales al momento en los textos o improvisaciones sobre los mismos, entendibles por los nervios del estreno, el desempeño actoral del reparto es revelante.

 

Destacan la madurez y soltura escénica Miriam Benard; la dulzura de Camila Rodríguez en sólido crecimiento como actriz joven; la experimentada Ana Gabriela Barboza, la simpatía de Gloria E. Sosa y la candidez de Joana Hecker como la berrinchuda Eleonora.

La puesta en escena

La obra se narrada en tiempos presente y pasado. A pesar que los diálogos son ágiles y a veces simpáticos. La puesta se desarrollan en una atmósfera de melancolía que provoca momentos de somnolencia teatral o lagunas de letargo que la ejecución, en la mayor parte de la música seleccionada, por el maestro Hernán Gamboa la cual rompe en forma precisa esos momentos.

 

Las manos de Adela Romero ART Studio están presentes en todo momento. Discreta pero precisa la creadora, Adela Romero, esta allí en todos los detalles. Han sido seis años de duro aprendizaje con aciertos y desaciertos. Con subida y bajadas pero siempre diciendo presente en la producción de media docena de obras para Microteatro, 5 monólogos para el Festival Havanafama, 12 obras producto del Taller Montaje Profesional y  5  espectáculos profesionales.

Adela Romero puede sentirse satisfecha. Los hilos conductores de la madeja de “La Edad de la ciruela” están presentes en forma mágica en Miami. Celina y Eleonora, hermanas en la vida y en los recuerdos, están de nuevo vivas de principio a fin en esta obra como fantasmas de un ayer, a veces niñas y, al mismo tiempo, adultas, al igual que los otros siete personaje-mujeres que habitaban esa vieja casona de siglo XX.

 

Hoy el público del sur de la Florida tiene la oportunidad de asomarse a esa casona en donde el tiempo, al menos momentáneamente, ha sido derrotado y el pasado no se resigna a morir…sino continuará vivo mientras se tenga memoria de él.

 

Gracias a la minimalista escenografía de Sol Borrero, Manena Elvira de Embajadores del Arte y Adela Romero, la atinada iluminación y control de luces de Eddy Díaz Souza, el vestuario y sombreros en colores pastel, arena, terracota, turquesa y rosa que adornan elegantemente esta puesta en escena bajo la producción y dirección de Adela Romero.

La respuesta a la pregunta del encabezado de esta crítica teatral… “¿Qué edad debe tener la ciruela para ser vino y no vinagre?”… la pueden encontrar en Artefactus Teatro 12302 SW 133 CT. Miami, Fl 33186  No se la pueden perder!!! … cuatro últimas funciones de “La Edad de la Ciruela” los fines de semana de junio 8 y 15 (8:30 pm viernes y sábado) y domingo, 6 de la tarde. Reservaciones: Eddy 786 704 5715 Adela 786 234 3899 Boletos: $20.

 

© All rights reserved Jorge Herrera-Monroy © Todos derechos reservados a Jorge Herrera-Monroy

Jorge Herrera-Monroy, periodista, crítico de teatro, blogger, productor, presentador y locutor de TV/Radio. Nacido en Mérida, Yucatán, México. Con más de 35 años de experiencia en medios de comunicación en México y Estados Unidos. Egresado de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Anáhuac Norte, la Ciudad de México. herreramonroy@hotmail.com

 

Leave a Reply

Translate »