LA ALHAMBRA DESDE LA VEGA Y VICEVERSA. Francisco Beltrán Sánchez

Publicado el

-Crónica del primer encuentro de Poesía, Baile y Música ‘A la Alhambra desde la Vega’-

A la Alhambra desde la Vega es como decir desde la Tierra y sus geografías, a las de la mujer y el hombre.

 

Era una tarde de abril con alma de febrero la del viernes veintisiete, una tarde que entre las manos de las nubes se mostraba de agua en el perfil azul de las torres y la Sierra Nevada. Era una tarde perfecta para hablar del hombre, del agua, de los Territorios, para escuchar la sabia palabra que compromete a caminos compartidos entre los hombres y mujeres y sus estancias. Era una tarde necesaria para los versos, el baile y la música en el rumor de un horizonte de luz y fragancias donde la Alhambra y sus muros se abren a la Vega de un Genil profundo y acosado en el vientre de los sentidos y los sentimientos.

 

La historia de la Vega del Genil desde Sierra Nevada, es la historia del hombre cosido a la tierra que le sustenta por el agua. De modo que en el camino del agua desde las cumbres blancas, pasando por Granada a los pies de la Sabika y de la Alhambra, hasta su salida por Loja, camino del pantano de Iznájar, es ésta una historia de asentamientos humanos en torno a la generosidad de la tierra, una historia entroncada en la Agricultura y la Ganadería.

 

Hemos de saber que los Territorios Agrarios Tradicionales son un legado donde el hombre ha sido, es y, posiblemente, será.

 

La Vega del Granada es sin lugar a dudas uno de estos Territorios únicos que, además de ser un Legado Patrimonial y Cultural de primer orden, es, aún hoy día, una realidad económica y social para la posibilidad de la Seguridad Alimentaria de las gentes que lo habitan.

 

La Vega del Genil y de sus afluentes esboza un territorio donde el hombre se ha asentado desde la Prehistoria, y aunque desde los fenicios, y después los romanos, este territorio fuese elemento de garantía alimentaria y de fuente de riqueza desde el comercio de sus producciones, es con el asentamiento árabe, en sus diversas variables, cuando la Vega de Granada adquiere una potencia agrícola y ganadera muy superior, y hasta entonces desconocida, gracias al establecimiento de uno de los más singulares sistemas hidráulicos.

 

Todo esto se evidencia en las muestras del incremento en el poder comercial, social y político de este Territorio en el contexto del siglo XI, tras el derrumbe del Califato de Córdoba, pasando por ser el centro neurálgico del enclave de la Taifa de Granada o Reino Zirí de Granada. Así mismo, tras la caída del califato almohade, será el corazón de Al-Andalus el Reino/Emirato/Sultanato Nazarí de Granada desde el siglo XIII, hasta finales del siglo XV, momento donde se culmina la reconquista cristiana de la Península Ibérica por los Reyes Católicos ante Muhámmad XII, conocido como Boabdil ‘El Chico’.

 

Es este último periodo árabe, donde el esplendor de este Territorio llegó a sus cotas más altas, es cuando se comienza a construir en la Sabika, sobre ruinas de construcciones del anterior periodo las Taifas, La Alhambra.

 

Es la Alhambra el emblema de este tránsito histórico, como es testigo indeleble del devenir, unas veces errático, otras turbado, otras afrentado, …, de este Territorio que aún hoy día, en la consideración de las gentes que lo habitan, busca la de las gentes que lo administran.

 

Así pues, podemos afirmar que la historia y la prehistoria de las geografías diversas de este complejo Territorio siempre han ido ligadas a su condición de espacio de producción agrícola y ganadera.

 

Por todo ello, la Plataforma Salvemos La Vega-VegaEduca junto al Patronato de la Alhambra y el Generalife promueven ocupar este Territorio por la Cultura.

 

Parafraseando al profesor Antonio Malpica –Catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Granada-, en su magnífica conferencia “La Alhambra y la Vega’,  podemos decir que es importante que desde el esfuerzo social se sostenga este Territorio ocupado por la Cultura, que no es menos importante saber que en este Territorio existe toda la historia del Medievo árabe, desde el asentamiento de Medina Elvira hasta la Alhambra, en él quedan las huellas del hombre, de sus sociedades, de su protagonismo en este Agroecosistema que es la Vega del Genil y de sus afluentes.

 

Así mismo, reseña el profesor, hemos de considerar el mutuo condicionamiento de los seres humanos al territorio y viceversa, es por ello, que el equilibrio entre las fuerzas naturales y sociales debieran conseguir un ecotipo, que en contra de lo gestado desde la Edad Media, no esté subyugado a la tasa de beneficio. En consecuencia nos anima el profesor a ser críticos, a no caer en el pesimismo, a no cejar en las luchas sociales, a alimentar los movimientos sociales, a seguir persiguiendo que los seres humanos sean los protagonistas de su historia.

 

Tampoco podemos olvidar la idea que el profesor Malpica nos recalca sobre que la Vega es un agroecosistema frágil, difícil de mantener y que, por ello, requiere un gran esfuerzo social, y que este esfuerzo social, sin lugar a dudas, merece la pena.

 

En sintonía con estos postulados la Alhambra, o lo que es lo mismo el Patronato de la Alhambra y Generalife, está haciendo un gran esfuerzo y en ello asume el papel de motor moral de los movimientos sociales que defienden la Vega de Granada por encima de las ideologías,  un ejemplo que deberían seguir otras administraciones e instituciones del Territorio o que tienen responsabilidades en el mismo.

 

Salvemos la Vega y VegaEduca, como movimientos sociales en defensa de la Vega de Graná,  seguirán haciendo ese ‘esfuerzo social que merece la pena’ para proteger y dinamizar esta Vega –lugar de asentamiento humano y producción agrícola irrigada-; seguirán luchando para impedir la “lenta agonía” a la que algunos y algunas parecen resignarse.

 

Por todo ello, tras la conferencia y como parte de este primer encuentro ‘A la Alhambra desde la Vega’, la Alhambra en presencia de Salvemos la Vega y VegaEduca ha suscrito la ‘Carta de apoyo a la recuperación de la Vega de Granada’. Ha sido este acto, sin lugar a dudas, un hecho de gran trascendencia, no solo por el valor simbólico de lo que representa la Alhambra en Granada, sino por la fortaleza institucional que esto imprime al Pacto por la Vega.

 

Después la Poesía, la Danza y la Música pusieron el acento en el encuentro de la Cultura y el Arte con las geografías del Territorio.

 

Las cicatrices de la tierra nos hacen pararnos en nuestras suelas, mirar y sentir el dolor de la tierra… No hay descanso en este presente, busquemos latidos limpios para poder tener otro paso como especie.

 

Como reflexión os dejo este fragmento de mi poema ‘Lápidas de asfalto’, poema que me inspiró para plantear a la Plataforma Salvemos la Vega, a VegaEduca y al Patronato de la Alhambra desde la Asociación ‘El Tamarit’ este Encuentro en las ideas, en la música, en la danza y en la poesía.

 

“Lloran las ninfas de la Vega,

llora Orfeo

en la mordedura infecta de la serpiente negra.

 

Grito sordo en la dentellada

de la bruna sierpe, Orfeo calla

sus versos, y una lágrima incendia su rabia.

 

Hormigones en armaduras de acero

hincan sus picas en los campos

para quedarse eternos.

El fuego de un ocaso

incendia los campos

en una elegía que abre una guerra.

 

Lápidas de asfalto

que sangraron veneros y fuentes.

Tumba de la ninfa,

sepulcro del siempre en un nunca,

lápida de asfalto,

fría sepultura

en el corazón de la tierra.”

 

En consecuencia Ángeles Mora, Pedro Enríquez, Lola García, Mujeres Mediterráneas (Habiba Ouakhchachi, Ana Sola, Mixtlan Salomón y Pilar Alonso), Paula Montoya, Francisco Martínez, y yo mismo, en el marco del Pacto por la Vega, pusimos el acento en la Cultura desde la poesía, la música y la danza, con la imprescindible contribución en la organización de Catuxa Novo, de Isabel Jiménez y de todo el equipo técnico y de producción del Patronato de la Alhambra y Generalife.

 

La noche nos sorprendió en los brazos amables y recios de la voz elevada sobre los versos fundidos solidariamente en los movimientos hechos de piruetas, cabriolas, corvetas, …, acompasadas en los acordes de un pentagrama visual que sobre el Darro se elevaba por encima de nosotros, bajo un cielo de luces en los párpados amables de las nubes, uniendo como un cuento de mil y una historias la Qayima y la Sabika en la inercia intemporal del momento. La Vega susurraba en los glogueos de un viento venido de las choperas, la Sierra tiritaba de poesía por encima de las fortalezas… Sierra, Alhambra y Vega, por entre los entresijos del tiempo y su memoria, van hilvanadas en los brazos impenitentes del agua sobre el alma de los hombres y mujeres por entre los entresijos del tiempo y su historia.

 

Tenemos la obligación de escuchar las voces que nos recuerdan las raíces donde somos, donde podemos ser.

 

Es por todo esto que la Plataforma Salvemos la Vega y VegaEduca, junto al Patronato de la Alhambra, elevan su voz en este Encuentro, con el objeto de marcar una referencia en la perspectiva histórica de que los poderes social, político y económico han de ser elementos sinérgicos en los ámbitos de las geografías humanas, especialmente en el de la Cultura y en el de la Seguridad Alimentaria, tal y como lo fueron en el devenir de los tiempos La Vega, sus sierras, Granada y La Alhambra.

 

© All rights reserved Francisco Beltrán Sánchez

Francisco Beltrán Sánchez, profesor, poeta y narrador, nacido en Chauchina en septiembre de 1964. Desde el año 2011 publica mensualmente algunos poemas en su blog ‘POETA ¡ROTUNDO?’ www.poetarotundo.blogspot.com y en las páginas de Facebook Nártleb –poeta- (@nartleb.poeta) y ‘Un poema en nuestra piel’ . Igualmente, desde mayo de 2012 publica de forma ocasional artículos de opinión en su blog https://pacobeltran.wordpress.com/ .

En la última década, ha escrito en diversos medios artículos y algún poema de corte social (El País y revistas sindicales).

Ha publicado durante el año 2016 una docena de artículos de opinión en Diario16. Así mismo ha publicado una decena de poemas y una Crónica en la revista cultural Nagari,
En 2014 publicó su primer poemario, ‘Hilvanes del agua’, prologado por Enrique Moratalla Molina –cantautor-, con Editorial Nazarí.

En 2015 publicó el libro de relatos cortos ‘Sueños dispersos’, prologado por Miguel Ríos –autor, cantante y productor musical-, con Editorial Nazarí.

Y, ahora en 2017 publica el poemario ‘Al abrigo del frío’, con Prólogo de Ismael Diadé y con Epílogo de Pedro Enríquez, también con la Editorial Nazarí

Su obra literaria inédita se extiende a una veintena de libros.

En el año 2015 y 2016 ha dirigido y producido junto con el cantautor Enrique Moratalla el evento cultural ‘El embrujo del agua’ que se desarrolla en la Casa de Federico García Lorca de Valderrubio en el marco del ‘Julio Cultural’ de dicha localidad. (La crónica: El embrujo del agua. Poesía, danza, música, un trinomio elevado al duende, fue publicado en agosto de 2016 en Diario16 y en la Revista Cultural Nagari)

En el año 2015 y 2016 ha dirigido y coordinado junto con el poeta Pedro Enríquez el evento cultural ‘Tiempo de Encuentro’ que se desarrolla en la Casa Museo de Federico García Lorca de Fuente Vaqueros.

Poeta y director del I Encuentro ‘A la Alhambra desde la Vega’

Leave a Reply

Translate »