HIGH VOLTAGE. OBRA FOTOGRÁFICA DE PATRICIA VAN DALEN

Un cumpleaños feliz para la línea recta y sus sombras

Llegué exhausto a la galería Art Media Studio, Wynwood, dentro de este selvático edificio lleno de tiras de cebra en el exterior. Era mi última exposición por ver de las que me había propuesto. Al llegar, me costó reconocer que allí se encontraba una muestra de fotografías. De hecho, un juego visual con cuatro rectángulos y unas tiras de colores con sus correspondientes sombras en primer plano de una obra plástica,  despistaron la globalidad de una propuesta que, de una forma estratégica, anunciaba un trabajo de imágenes limpio y concreto con relación a un tema subyacente: el mundo visual de la energía eléctrica; una manera de ensalzar la creación que conlleva la arquitectura formal ligada a este medio.

Patricia Van Dalen, Maracaibo, de origen holandés, es una artista de reconocida importancia en Venezuela que se formó básicamente bajo los trazos de la escuela Bauhaus. Ha trabajado el color y la abstracción en su mayoridad, tanto en obra de interior como pública, recreando o interviniendo espacios por doquier, e investigando sus procesos de lectura con el espectador.

A través de seis obras recientes, realizadas especialmente para Color fragmentado, Patricia Van Dalen revela distintas maneras de abordar el color en las que lo cromático se hace autosuficiente, creando planteamientos abstracto-geométricos que invitan a una suerte de espacio lúdico donde la luz refracta el color, fragmentándolo en formas que se repiten sucesivamente sin agotar sus posibilidades infinitas. 

Miguel de Miguel . De la exposición Color Fragmentado en 2008

Patricia Van Dalen foto1

Cito este escrito de una de sus exposiciones anteriores, porque quizás High Voltage, curada impecable y formalmente por José Antonio Navarrete,  marcará  una ruptura con su trabajo anterior. El color aquí se relega a dos: la gama que dan los férreos de los cables o las vigas y un azul bien saturado del cielo miamense.

“Hacía un tiempo que no veía de un modo tan explícito un homenaje a este elemento compositivo, llamado línea” le dije …ella me contestó “ Si supiera que hasta me siento extraña ….Yo que vengo del campo del color y la abstracción en mi trayectoria. Pero desempolvé una Leica vieja que tenía y me lancé a ver qué pasaba en esta ciudad a través de una  lente.”

La obra fotográfica

Una serie de cables eléctricos se tensan limpios visualmente. Bien texturados en su acero,  contra un azul de firmamento bien  subido de tono. Un juego compositivo diáfano reúne a esta serie donde las sombras son tan importantes en la pared como los propios cables en primer plano. La sensación es de paz desértica y al mismo tiempo de irrealidad. Ya que la geografía del tendido eléctrico en Miami – visualmente hablando- es lánguida o barroca. Y se extiende por todo el territorio, maltrechando el paisaje urbano o la naturaleza en los patios y las entradas.

Patricia Van Dalen foto2

En otra serie,  la línea es una lluvia detenida donde sombras y recorrido se funden. Una veces bajo la diagonal otras a través de la verticalidad u horizontalidad. Son como un juego de delgadas tiras geométricas que juegan en el espacio escénico creando un hermoso diagrama de confusión y tridimensionalidad muy sugestivos.

Por un momento me vino la asociación de una caja de miles de velitas caídas del cielo bajo una luz cenital. Y de aquí  el origen de este título, por la festividad y recreación que consigue  este elemento compositivo que ya es muy común en ella – en el concepto de serie me refiero-  como en Jardín de Primavera o Jardín Rosa 2010 en los círculos o en una instalación pública que hizo en el Fairchild Tropical Garden en 2008 Flower Square en Luminous con las banderitas. Pero la asociación no es en vano. Desde las obras de Gego o Rafael Soto,  que yo no veía trabajar la línea recta a puntos tan concretos y definidos  en su geometría compositiva  –y no lo digo desde la perspectiva del historiador de arte- sino en el panorama miamense de los últimos años.

Como decía Osvaldo López Chuhurra en La estética de los elementos plásticos en los años 70: ”La línea ha sido la encargada de escribir una imagen que resulta significante porque dice un sentimiento vital”….un sentimiento empírico, sin duda,  inherente al mundo interior de Van Dalen ER.

Leave a Reply