HADIJATOU. Un documental de Lala Gomà y Rosa Cornet. La esclava que derrotó a Niger…

Título Original Hadijatou J’accuse.

Año 2016.

Duración 73 min.

País España.

Dirección Lala Gomà y Rosa Cornet.

Guion Rosa Cornet.

Fotografía Xavier Gil.

Género Documental.

Productora Ikiru Films / Wonka Films.

 

 

 

 

 

 

 

El 28 de octubre de 2008 las directoras de cine documental Lala Gomà y Rosa Cornet leían la siguiente noticia en el diario El País.

 

“La esclava que derrotó a Níger

El Gobierno del país africano deberá indemnizar con 15.000 euros a Hadijatou Mani por 12 años de servidumbre, violencia sexual y trabajos forzados

LALI CAMBRA

Ciudad del Cabo

El Estado de Níger debía haber luchado contra la esclavitud. Debía haber evitado a la joven Hadijatou Mani 12 años de servidumbre, de trabajos forzados, de violencia sexual y humillaciones. La mitad de su vida. Pero no lo hizo. Y los tribunales de la Comunidad Económica de los Estados Africanos Occidentales (ECOWAS, en sus siglas en inglés) le condenaron ayer por ello, por incumplir su propia legislación antiesclavitud, en una histórica sentencia. Níger falló en la protección de la joven y deberá pagar a Hadijatou Mani 15.000 euros como indemnización…”

 

 

A partir de aquí, un nuevo proyecto crece. Una necesidad de explicar esta historia al mundo, se plantea. Y debido a la transcendencia de la noticia, se opta por investigar hasta sus últimas consecuencias. El resultado, un documento histórico de cómo surge el interior rebelde de una esclava africana. El análisis de un diagnóstico en su narrativa para reivindicar el derecho como mujer a ser libre e independiente

 

La historia

 

Hadijatou Mani hereda de su madre la condición de ser esclava en un pequeño poblado de Nigeria y es vendida a los 12 años a Souleyman Naroua. El terrateniente tenía en una guarida a otras mujeres bajo su custodia tal como admite y reconoce la ley islámica. La diferencia… ella tenía el sello de “cabra” (esclava) y el resto de mujeres la categoría de “nobles”. La vida transcurre y después de estar obligada a trabajar en las labores domésticas en su segundo año, Hadijatou es forzada a labores agrícolas y ganaderas y violada por su propietario. El resultado al cabo de los años: tres hijos “por designio de Allah”. En 2003, Níger adopta una ley contra el esclavismo y la ONG Timidria, una vez ella da su consentimiento de luchar para reivindicar su libertad, se hace cargo del caso hasta sus últimas consecuencias. Durante este tiempo, nuestra protagonista encuentra un nuevo hombre por elección propia. Tienen hijos en común. Y combina a lo largo del film, sus recuerdos con su vida laboral en el presente.

 

El film es una serie de capítulos vitales que, bajo una trama fundida a través de un tiempo alternado, se observa cómo este rompecabezas cobra sentido. Una historia fácil de “leer” por su lírica visual y una narrativa pausada. Incluso desde la perspectiva imperdonable de su marido, Souleyman, contando las razones por las que él entiende “la esclavitud legal” ligada a la tradición de la tribu que representa. Una fotografía de lo sucedido ante un sol subsahariano y una atmósfera plácida sin apenas más sombras que las que se suceden en las casas de barro donde habitan sus personajes y algunas escenas de reconocimiento internacional como las que se sucedieron en EE.UU a manos de Hilarry Clinton y Michelle Obama.

 

Lala Gomà y Rosa Cornet optan por un relato de denuncia sin que por ello haya griterío o una aparente violencia física por el caso. En parte, porque la singularidad de los que la narran             -…incluso su verdugo- tienen en sí una forma serena y pausada de vivir. Sin embargo, aquí radica la belleza de este documental: en saber mezclar la idiosincrasia, del bien o del mal, con la quietud bucólica del campo. A la vez que nos describe una manera de estar en la naturaleza totalmente distinta a nuestro mundo occidental. Nunca había sentido tanto estupor por un relato anacrónico de un maltratador y su víctima mientras el ganado ruge, come paja, o simplemente porque una mujer sacude con una enorme maza cilíndrica, el mijo o la yuca para preparar la comida de sus hijos.

 

La conclusión, de todos modos, es la que corresponde al fin inicial: visualizar en el ágora internacional las condiciones de esclavitud en un país, Níger, donde se calcula que, aún, quedan más de 40.000 mujeres bajo la condición que vivió Hadijatou Mani en su día. ER

Leave a Reply