GLENGARRY GLEN ROSSE. James Foley (guión de David Mamet)

Glengarry_Glen_Ross_Exito_a_cualquier_precio-522674889-largeTitulo original. Glengarry Glen Rosse. Titulo en español. Éxito a cualquier precio. Año. 1992 . País. EE.UU. Director. James Foley. Guión. David Mamet. Reparto. Al Pacino es Ricky Roma. Jack Lemmon es Shelley “The Machine” Levene. Alec Baldwin es Blake.Ed Harris es Dave Moss. Alan Arkin es George Aaronow. Kevin Spacey es John Williamson. Jonathan Pryce es James Lingk.

Sinopsis.

En una empresa inmobiliaria de la ciudad de Chicago se lanza un reto muy atrayente para todos los empleados: el mejor vendedor será recompensado con un Cadillac, el segundo más eficiente con un juego de cuchillos, y el que menos venda será despedido. Los vendedores reaccionan de distintas formas a este reto, empiezan a tenderse trampas, y en pensar la manera de vender o no ser el peor vendedor, incluyendo el robo de las “fichas” o “tarjetas de presentación” de los clientes, para conseguir el éxito. de IMDB

Los vendedores de esta empresa tienen un gran problema a resolver:  sus insatisfechas e insaciables vidas corporativas que, en el momento en que se desarrolla la acción, están inmersas en el fracaso. Su miseria humana es que se venden entre ellos mismos. No pueden evitar engañar “al otro”. No pueden “ser” para sí, sin vender cada idea y acto que ejercen con sus respectivos. Los egos en esta obra llevan al punto extremo de idealizar y poner en la piel de la ideología americana aquello que tanto la distingue: la competencia y el individualismo. Aclaro…en el lado extremo.

Dave Moss que está muy enfadado por cómo Blake, un consultor de Pat/Murray, empresa contratada para denostar sus empleados y levantar las ventas, le pregunta en forma despectiva su nombre: “Oiga y usted quién es….cómo se llama Ud”. Y Blake que teoricamente está dando una lección de cómo hay que vender, le contesta humillándolo delante de sus compañeros “Qué importa cómo me llamo… si quieres saberlo me llamo BMW y además tengo un reloj de oro como éste que en tu puta vida has soñado….y tú en cambio tienes un horrible Hunday… repito…un ho-rri-ble automóbil….Yo gané $ 970.000 el año pasado….y tú …¿qué ganaste?….dime tú ¿qué ganaste imbécil?”.

Hay dos conceptos fundamentales que se repiten en forma de vocablos a lo largo de todo el film entre sus personajes“ be always closing” y “fichas”. El primero viene a decir que nada se puede entender como vendido si no has cerrado la venta. Es decir, si el cliente no ha firmado el cheque que simboliza que el dinero estará en el banco pronto y uno, como vendedor, recibirá su comisión. Y el segundo, las fichas, lo que en ventas se entiende como tarjetas de presentación, “ estas fichas que me has dado no sirven para nada…dame de nuevas y verás como vendo” le dice Levene a Williamson. Fichas para ser más fácil tratar el argumento de venta y así convencer a la “víctima” de la necesidad del producto. Como curiosidad decir que los terrenos que adjudican están en La Florida. Y añadir una anécdota personal de este Spring brake que se suma hasta donde llega hoy estas argucias: Este verano en Orlando me dieron a mí y a mi mujer $100 en cash al momento para entrevistarnos con un vendedor durante una hora y escuchar su oferta de comprar una vivienda compartida con otros clientes. La oferta no me interesó, y sus primeras palabras, antes de presentarnos, fueron: “Yo no le voy a vender nada…esto se adquiere por sí mismo”.

James Foley tuvo la suerte de agrupar un elenco que hubiera sido un fracaso por la cantidad de estrellas reunidas – por la competencia que se hubiera podido establecer- sino fuera que,con mucho atino , las escogió para ser complementadas. La intervención corta pero memorable que hace Alec Baldwin como fustigador de trabajadores es excelente. Al Pacino borda a Ricky Roma contribuyendo con una inteligente frescura italiana, tanto proveniente de su herencia familiar, como del personaje que interpreta. Kevin Spacey hace de enchufado con actitud de Pilatos “ A mí me han puesto de Jefe Administrativo de esta oficina…las direcciones que no os gustan vienen de arriba…no es mi culpa” con todos los registros bien plasmados del que quiere dirigir y poner su autoridad mientras se ríen de él.  Ed Harris en el papel de Moss funge como de héroe ante sus colegas que va a traicionar sin que, aparentemente, nadie se de cuenta. Su gestualidad ante la cólera y el engaño son modélicas. Jonathan Price interpreta el papel del sujeto dominado y acomplejado por su mujer: “ me ha dicho mi esposa que cancele el contrato. Lo siento. No está interesada en comprar estos terrenos en Florida”  y que a la vez se siente engañado por Roma que hace de amigo-íntimo-por-una-noche, para que firme. Pero quien se lleva el palmarés es Jack Lemmon. Al final de su etapa como actor, su figuración como personaje angustiado, looser, amigable, sutil y al final derrotado, no es que sobrepase a los demás, es que a mi entender, los demás están en función de su papel. En el argót de ventas sería: “Todos lo hacen muy bien… porque él se vende muy bien”, en este caso como actor.

Obligatoria para los que escriban guiones tanto de teatro como de cine. Imprescindible para actores que se están formando y recomendable para los profesionales que ya ejercen en el set o el escenario. Y básica para aquellos individuos que quieran comprender dos mundos sociales: el de las ventas y el márketing en una corporación y una parte en la cual se sostiene la sociedad americana: el éxito. ER

Leave a Reply