EL CIRUJANO DE MÁSCARAS. Anna Bou Jorba. Perifèric poesia. Premio  Benvingut Oliver 2016 

Anna Bou es sutil como un títere bajo el filamento de un loco. Crítica, con el hoy de este segundo que nace ahora en este reloj que llevo en mi mano. Amante del azar y del firmamento. Su voz poética lleva los utensilios de la verdad en las manos y uno se pregunta: ¿Cuáles son estas herramientas? ¿Qué abre este bisturí desde el oficio? ¿Por qué está dividido en dos partes llamadas: madejas y muecas? En el libro encontramos paisajes —a mi juicio— muy cercanos a la naturaleza y los que crea la propia soledad en este espacio a partir de sus edificios sagrados o frente al abandono ¿Qué incita abordar el paisaje desolado para una poetisa como ella? Es evidente, que hay un recorrido por el mundo, pero también un paseo por el inconsciente más a flor de piel de lo que pensamos.

Rituales y reniegos, la acompañan en una ciudad que tiende la ropa para cuando ella pasa bajo el balcón de un piso vacío. La niebla en su cabeza, se desvanece como un sueño sin líneas dentro del propio inconsciente; y entonces, salen versos como el que sigue

el texto se abrirá bajo la claridad

Y se rebelará tan lleno de sentido

que el sentido, se derramará entre mis manos

el text s’obrirà en clariana/ I es rebel•larà tan ple de sentit/ que el sentit vessarà per les mans

 

 

Una lírica que parece hecha bajo la humedad de un monasterio laico e irreverente … ante un pantocrátor aún virgen. Con la intención de alumbrar el cielo de quien lo mira bajo un pañuelo en el cuello. Alrededor de los versos… pueblos, catedrales barrocas, medinas, ferias, vitrales, cementerios de piedra o de caucho, cementerios en la arena un día de sol, tejados llenos de moho que reflejan en su interior los recuerdos de un imposible.

 

 

Anna Bou

Eso sí, reivindicando siempre la vida liberada de quienes la vivieron con el miedo o la alegría en estos espacios. Aunque sea para mojarse los pies en algunos de los santos que ahora no están en las paredes de una iglesia según uno de sus poemas. O reivindicando la ausencia en cuerpo. Poniendo el dolor como deseo, para llevar el consuelo, aunque sea en el amuleto de cualquiera de sus huesos. Suciedad bajo el barro y/o suciedad ante una pocilga de cerdos.

 

Suciedad y morbo.

no te pares, chilla bajo tu quejido 

el día que te claves el cuchillo por propia voluntad

ese día no quiero ni imaginármelo

no t’aturisxiscle histèricament/el dia que et clavis el ganivet per pròpia voluntat

aquell dia no vull ni imaginar-me’l

Dios está siempre presente desde la pregunta o su representación en forma de un león de la Metro Golden Myer o bajo el logos más explícito ante la observación de un pensador

 

El filósofo, deja que el mundo nos rompa el corazón

y detiene los discursos que disparas

con la catapulta de tu lengua.

El filòsofdeixa que el món ens trenqui el cor/atura els discursos que dispares

/amb la catapulta de la llengua

 

El barrio de l’Eixample de Barcelona es un territorio frente al verso descriptivo cuando la noche requiere de una vela. La letra “h” una silla de perfil.

La transparencia una gota sucia para limpiar lo limpio…. y el Universo una oración condicional para entenderlo, pese a que, la autora, finalice su libro con una sentencia firme donde dice…

 

Poesía es entrar en la realidad. 

Firmado:  El cirujano de tu máscara

ER

Leave a Reply