Del libro inédito Tenía luz, poemas a Camille. Álvaro Hernando

Los siguientes poemas forman parte de un poemario inédito (Tenía luz, poemas a Camille, de Álvaro Hernando) dedicado a la figura de Camille Claudel, la genial escultora cuyos últimos días acabaron en un sanatorio mental, tras muchos años de internamiento.

Estos dos poemas pertenecen a un diálogo interior e imaginario que la escultora mantiene con su amante, Auguste Rodin. El gran genio de la escultura contó con la colaboración de Camille en muchos de sus trabajos, destacando el labrado de manos que la escultora aportaba para estos proyectos escultóricos. Se rumorea que, durante los años de esta pasional relación, Rodin usó en varias ocasiones los trabajos de Camille, atribuyéndose el éxito.

 

POEMA I

 

De todas las imperfecciones de tu piel

hice mis manos.

De todas las impurezas del mármol

obtuve un jugo lechoso y dulce

como extraído de una fruta sabia.

 

Miro mis manos y estás tú en ellas,

en fractales de dolor cálido.

Saboreo en mi boca tu ausencia empalagosa,

un abandono ácido en mi vientre

confundiendo los acres con salados.

 

El tiempo es el cincel, tu voz es el cincel,

tu “no” es el cincel, la vida es el cincel,

y todo lo demás es la vena dentro de la piedra,

que deja fluir cristal y arena, último abrazo

que nos espera al final de esta roca rusiente.

 

Mis dedos son cera escapando del calor.

Inmóviles,

retienen la ausencia a manos llenas.

 

No conozco silencio más habitado.

 

POEMA II

 

He doblegado el mármol,

haciendo de sus cristales un perfil enamorado de mi sangre,

como pieza que encaja por las grietas

de mis manos,

sin el esfuerzo de traerte del recuerdo.

 

He cometido un crimen piadoso

dejándole a la arcilla las marcas de mis uñas,

domesticadas cicatrices que muestran la cara pura de la vida estática,

el tiempo quieto y el cálido olvidarte.

Te traje de dentro de las formas:

mujer sale y entra esclava,

pariendo sufrimiento,

amamantando ira,

devota sumisa que profesa

oraciones mudas

rendidas a tus huellas

en un barro pardo

y frío.

 

El corazón de la roca se parte,

y por dentro queda seco

como ojo de pájaro que chocó contra el cristal,

como lo que queda de la vida

en el sexo del suicida;

como todo lo que quema las tripas.

 

Todo eso es el recuerdo:

la sangre seca de los golpes del cincel

las raspaduras que saltan como esquirlas

y las virutas que quedan por el suelo

sacadas de un tronco seco

a punta de metal y martillete

como un amante que no ama, ni queda seducido.

© All rights reserved Álvaro Hernando Freile

Álvaro Hernando Freile. (Madrid, 1971)  Maestro y antropólogo, especializado en investigación del lenguaje. Autor de los poemarios «Ex-Clavo», publicado en España, en 2018 (Karima Editora), y  «Mantras para bailar» (Ed. Pandora Lobo Estepario), publicado en Chicago, en 2016. Esta misma editorial prepara los volúmenes ya concluidos de poesía: «Chicago Express» (2017) y «Geografía del Alma». Recibió el premio Poesía en Abril 2018, dentro del Festival Internacional de Poesía de Chicago.

Durante su paso por el periodismo dirigió y presentó varios programas de radio en los que la literatura jugaba un papel especial («Cómo decirte, cómo contarte», «Este perro mundo»), colaborando además en diferentes medios, incluyéndose aquí la publicación de poemas y relatos en diferentes revistas. Ha participado en varias obras interdisciplinares, destacando la pieza musical contemporánea Leaving the confort zone, del compositor Enric Riu (Chicago, 2015) en la que se usa su poema «Gruta». Algunos de sus trabajos se han traducido al polaco, rumano, búlgaro, inglés y francés. En estos momentos continua ejerciendo su labor docente, trabajando para el distrito escolar de Harvard, en el Midwest de los Estados Unidos.

Leave a Reply