CYRANO DE EDMOND ROSTAND. DIRECCIÓN Pau Miró. Teatro Borrás Barcelona

Publicado el

Autor Edmond Rostand. Traducción al catalán Albert Arribas. Dramaturgia y dirección. Pau Miró. Elenco LLuís Homar, Joan Anguera, Aína Sánchez, Albert Pla i Àlex Batllori. Escenografía y vestuario Lluc Castells. Composición musical y voz. Sílvia Pérez Cruz. Fotografias. David Ruano. Producción. Temporada Alta y Lluís Homar. Idea original. Lluís Homar.

 

Sublime…

 

Dirigido al colectivo y público teatral de Miami (EE.UU)

 

Dos figuras y una pieza teatral.

 

Cyrano de Bergerac existió como poeta, dramaturgo y libre-pensador (Hercule-Savinien de Cyrano de Bergerac 6 de marzo de 1619 París- 28 de julio de 1655) y fue contemporáneo del no menos conocido Jean-Baptiste Poquelin, apodado Molière; del cual, hay constancia de su rivalidad. Es celebrado por su modo provocador y humano ante el mundo. Y de él, son conocidas “La muerte de Agripina”, obra teatral donde aborda la hipocresía y la adoración fantasiosa del hombre hacia Dios. O sus “Cartas”, escritos poéticos dedicados en su mayor parte a sus escarceos amorosos fallidos.

 

Edmond Rostand (Marsella 1868- París 1918) estrena Cyrano de Bergerac, su obra cumbre y monumental, basada en la biografía de la figura anterior. En 1897 en el Théâtre de la Porte Saint-Martin, toda Francia se hace eco de su triunfo. A partir de aquí, su éxito formará parte del teatro neorromántico francés y, su representación, un clásico de los estrenos teatrales en distintos escenarios del mundo por la universalización del tema que aborda.

Sinopsis

 

Cyrano de Bergerac es un soldado valiente e investido de una gran retórica escénica y literaria. Está enamorado de una linda mujer, su prima Roxanne, pero dada su propia fealdad, revierte su intención de éxito con ella. Roxanne, está locamente seducida por Christian; un atractivo cadete que no posee el ingenio ni el amor por la palabra. Cyrano y Christian hacen un pacto y el protagonista le escribe las cartas de amor a su prometida a cambio de averiguar su reacción. Viene la guerra y hay que partir al frente. Christian cae herido y muere. Al enterarse de la noticia, Roxanne se interna en un convento con toda su correspondencia amatoria en señal de luto. Al cabo de un tiempo, Cyrano regresa para conversar con su amor de siempre. La última carta que Christian le entrega antes de morir… servirá para entender el porqué de un desenlace infelizmente romántico.

Foto. David Ruano

 

La obra

 

“Cyrano es un hombre que lucha contra su propia impotencia física. Y si bien es capaz de enfrentarse a cien soldados y vencerlos con su espada, no puede hacer lo mismo con su debilidad. Esta nariz prominente es una prueba flagrante y grotesca de su vulnerabilidad; la vulnerabilidad de un héroe, la fragilidad de un hombre”. Pau Miró.

 

Recuerdo dos “cyranos” en el cine. El primero lo interpretó José Ferrer en 1950 a las órdenes de Michael Gordon mientras mi madre me contaba su suicidio no lejos de la ciudad donde habito. Y el segundo, una película dirigida el 1990 por Jean-Paul Rappeneau con Gérard Depardieu en un magnífico papel y en la cumbre de su carrera. En los teatros de Barcelona hubo dos acontecimientos memorables por su calidad con el mismo personaje: el que Josep Maria Flotats interpretó bajo un éxito rotundo en el teatro Poliorama durante 1985 y el que Pere Arquillué escenificó en La Capella de l’ Antic Hospital de la Santa Creu i Sant Pau en 2012.

 

La obra aborda temas como la fealdad de un sujeto masculino llevada casi al ahogo vital. El triunfo solo del ingenio a través de la palabra frente a su amada… es impensable. Pero siempre hay una mujer que ejerce sus raíces de género y elige, al final, el corazón que trasmite unos versos honestos después que la beldad de un cuerpo joven yazca en el cementerio.

 

Disfrute pleno. Gozo total.

 

EL blanco en el vestuario y los floretes de esgrima en un mueble, son el cuerpo de una escenografía versátil llena de pureza en medio de la suciedad callejera de París. Un texto sumamente bien traducido. Ágil en su encomienda versicular y rima, mientras se alterna con un espíritu femenino en el aire, a través de la voz inconfundible de la cantante Silvia Pérez Cruz.

 

Nada hay más alentador en una platea que ver entregarse al elenco de lleno en su correspondiente papel. Y, sin duda, apreciar cómo se entrelazan hasta conseguir hacer vibrar al público. Lluís Homar modela en todos sus registros un personaje repleto de humanidad: caballero franco y bonachón con el joven pretendiente. Abierto a las pérdidas, cuando el amor hacia ella se le cruza por delante. Y un bravo y arrogante mosquetero frente a sus enemigos de la noche, al tratar de retarlos para defender su honor como espadachín.

 

Al final, todos de pie –…en contadas ocasiones se hace entre la audiencia catalana- ante un héroe desfavorecido y lleno de quebrantos por un amor sin final feliz.

 

Cyrano es una pieza universal traducida y representada a lo largo de la historia en todo el planeta. Esta obra cumple la cita del propio personaje en el siglo XVII cuando, en un arrebato de lucidez, dio pie a un axioma como éste frente a los nacionalismos de su época en Europa.

 

Un honnête homme n’est ni français, ni allemand, ni espagnol, il est citoyen du monde, et sa patrie est partout.

Un hombre honesto no es ni francés, ni alemán, ni español, es ciudadano del mundo, y su patria está en todas partes.

ER

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Translate »