CUATRO CANCIONES Y VENTIÚN GRAMOS DE DESOLACIÓN. Dolors Fernández Guerrero

Invicta

 

Parece vencida,

ave sin voluntad,

pero su mente divaga

de rayo en rayo,

en busca del

do, re, mi, fa, sol

desde el sofá.

-En solfa la iba a poner…

yo, me, mí.

Tú pa mí,

tú pa mí,

ven pacá.

 

Y es la música de las esferas

tan celeste, tan pueril,

que, sin alas,

sueña volar

sin pensar que…

-Tú, te, ti

ni yo ni ná

ni yo ni ná.

Pero yo sé

de su alma el secreto

y el cuerpo,

¡qué más da!

Ya sin antifaz

ello, ella, él

¡qué más da!

 

No te equivoques,

parece vencida

porque así la miras,

la ves y la derribas,

gato atigrado panza arriba.

Solo que ahora ella,

tras besarte,

escupe tus besos

como diamantes,

derechitos, constantes,

a esa frente que late…

¡Ay, cómo arden!

 

-Tú pa mí

tú pa mí

ven pacá.

-Tú, te, ti

ni yo ni ná

ni yo ni ná.

El amor se va

desde el sofá

y el ave a punto está…

Echar a volar.

 

 

Rosa negra

 

Di por qué tus labios rojos,

bandoneón

en mi garganta sin voz,

son más bellos que nunca,

por qué,

amor.

Yo querría cantar

la belleza de la rosa,

dibujarte con los dedos su color.

Pero tú no.

Nunca sí, no no no.

De tus labios rojos

yo soy ruiseñor

que trina, sueña,

en mi garganta sin voz

 

 

Loca

 

Giro en la rotonda,

que tu amor no me interesa.

¡A la redonda, a la redonda!

 

Que no te lo crees ni tú,

que en el alma se me hiela

un martillo

de golpe frío y azul.

 

Giro en la rotonda,

que tu amor ya no me llama.

¡A la redonda, a la redonda!

 

Que no me lo creo ni yo,

que el silencio de esta casa

me susurra

con trampa y sin cartón.

 

Giro en la rotonda,

que tu amor solo son brasas.

¡A la redonda, a la redonda!

 

Que no se lo cree ni él,

el amante de mi insomnio

que toca

tangos lentos sin cuartel.

 

¡A la redonda a la redonda!

 

De tus labios me alimento,

venme ya a buscar,

que soy uva sin racimo,

inútil sin vendimiar.

 

Giro y giro…

¡A la redonda, a la redonda!

 

Y yo quiero ser vino en tu boca,

bébeme ya,

que el deseo de una loca

no puede más esperar.

 

¡A la redonda, a la redonda,

ya no dejo de girar!

 

 

Levedad

 

Ligereza de mí

en esta

hondura

CALMA

 

Alma lega su sustancia

GEL – atinada a un cuerpo

MÁCULA – do en desorden

de PaRtÍcUlAs.

Minúsculas, i n v i  s  i  b   l   e   s…

Alondras ajenas

emprenden la fuga

por el orificio

de mi

OMMM – bligo

 

Oooh – bligo

en mi desdén

a mi dedo

vanal versus contumaz

a posarse en su concavidad.

 

No deseo que una pérdida

IRREPARABLE

me desdobe en un

T/DÚ – Oooh

de incomprensible belleza.

 

La inercia es incertidumbre,

IMPELE

Borrar esa estela…

L i g e  r  e  z   a

de

para que su filo…

IN – OXIDABLE

IN – EXORABLE

sea su último

átomo animado

y acabe por informarme

del inminente

DES

AH

(S) UCIO

 

 

Veintiún gramos

 

Aligerados de peso,
el límite, veintiún gramos
y pedernales de indiferencia
sobre céspedes saturados de azúcar glasé.

 

Ajenos y sin liturgia,
la opinión pública
satura de olvido el hambre.
El frío es un perro contumaz.

 

Solo a dentelladas
el hombre-lobo
ataja todas las patrias,
cansado de su horrible belleza.

Arden veintiún gramos,
demasiados
para cuerpos que se exilian
bajo desleídas banderas sin dios.

 

© All rights reserved Dolors Fernández Guerrero 

Dolors Fernández Guerrero (Barcelona, 1968) es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Central de Barcelona.

Sus colaboraciones (poesía, relatos, microrrelatos, reseñas, ensayos críticos) han aparecido en publicaciones como Estación Poesía, Clarín, El Punt Avui, Azharanía, Almiar y Tànit, principalmente. Es colaboradora habitual de la revista Nagari, escribe microrrelatos en la web La Charca Literaria, de la que también es revisora de textos, y ejerce la crítica literaria en la revista El Ciervo.

Asimismo, forma parte de numerosas antologías sobre poesía y relato breve: Veinte vagones a mordiscos, Voces de Ariadna (audiolibro), Tardes del Laberinto, Generación subway. Breve y Poesía, Trenquem el silenci amb la poesia, Ètica i poesia, etc.

Mi corazón mordido por tus labios es su primer poemario (La Marca Negra Ediciones, 2017) y en la vertiente narrativa es autora de una novela inédita, titulada El club del tigre blanco.

Autora bilingüe (castellano y catalán), ha obtenido diversos premios literarios en las modalidades de relato y poesía: Premio Guida Alzina de Alella (relato), Premio Francesc Català de los Jocs Florals de Perpiñán (poesía) y Premio Relato de Humor de Nou Barris.

En la actualidad es presidenta del colectivo literario El Laberinto de Ariadna, vocal de la Junta de ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña) y administra el blog literario Despeñaverbos (http://despeñaverbos.es/).

Leave a Reply