La criada y su cuento: distopía y servidumbre en la novela de Margaret Atwood. Elidio La Torre Lagares

Alguna vez Mark Twain dijo que la verdad supera a la literatura de ficción y la ironía es absoluta. Desde que la verdad se hizo relativa, ya nada se afirma con categoría de absolutismo, excepto por las posibilidades que guarda en ser una verdad total. Lo único constante es la búsqueda, si tan solo para … Continuar

ORFANDAD REDIMIDA: El Kaddish de Allen Ginsberg. Elidio La Torre Lagares

Allen Ginsberg se encuentra a tres mil millas de distancia de su madre cuando recibe notificación de la muerte de esta. Infarto cardíaco masivo. Fulminante. Tres mil millas son un continente completo, o un dolor sin fondo en la futilidad. Naomi Ginsberg sería sepultada al otro día y, ante la falta de minyan, un mínimo … Continuar

CRIATURAS DE LA REPETICIÓN. Elidio La Torre Lagares

A principios del siglo XX, cuando la fe abandonaba los pulmones quemados por el vértigo de la guerra, los artistas advirtieron que aún si habían perdido todo, les quedaba la contingencia. El arte, en su polisemia recién desflorada, tomaba formas que lo alejaban del sentido de vivir por sí mismo y mutaba hacia la cercanía … Continuar

Los hilos que unen las estrellas: Frank Báez y su Whitman interior. Elidio La Torre Lagares

A todo desencanto le llega su hermosura, lo sabemos bien los que nos sentamos a ver dónde acaba la mirada, allá, en la frontera del párpado cerrado, o el horizonte. Por eso el silencio se parece al futuro: no existen, excepto en la poesía y en las imaginaciones privilegiadas como la que despliega Frank Báez … Continuar

LA MATERIA DE LA PROXIMIDAD: «Chinatown a toda hora y otros poemas», de Andrea Cote Botero. Elidio La Torre Lagares

Afuera, la tierra quemada de sed no tiene color con el cual presumir de vida. El cielo de peltre cuela el viento como una cafetera. Hay un puerto calcinado, digo cuando pienso en mi país, cuyo nombre, hoy, padece de antilogía. Mi gata premia la tristeza que se ve desde mi ventana y me trae … Continuar

LA REALIZACIÓN DE LAS EMOCIONES: Perdíamos la gracia y el verano, de Jonatán Reyes. Elidio La Torre Lagares

Nunca seremos tan libres como en ese momento en que lo hemos perdido todo. Lo dijo Tyler Durden, ratero de Derridá. Así enunciado, el ser y el estar pueden convertirse en cosa terrible. La clásica dicotomía fenomenológica entre la conciencia y el mundo. La nada se la juega en la noche, y no es un … Continuar

A punta de hueso: sobre “Mi novia preferida fue un bulldog francés”, de Legna Rodríguez Iglesias. Elidio La Torre Lagares

No hay escritor sin riesgo. No hay mayor depravación que la de romper lo que ya no puede componerse cuando en el fondo del mar hay un Samsung Galaxy vibrando. Lo digo así, con una mansa violencia que levita al decirse. No hay de otra, diríamos en Puerto Rico. Al leer Mi novia preferida fue … Continuar

OBITUARIO PARA UNA TIERRA BALDÍA. Elidio La Torre Lagares

OBITUARIO PARA UNA TIERRA BALDÍA. Elidio La Torre Lagares El asunto es que el cadáver, como en el poema de Vallejo, ahí sigue muriendo. Ayer. Hoy. Mañana. Así lo vio el reverendo, el reverendo Pietri. Pedro. La piedra. En su militancia -en su poetancia- supo siempre quién era el enemigo. Esperando por el jardín del … Continuar

MAÑA DE GORGONA: CANNIBAL, DE SAFIYA SINCLAIR. Elidio La Torre Lagares

No tengas miedo, le dice Calibán a Stefano en La Tempestad, la historia que, como la isla que conquista Próspero, está llena de ruidos, sonidos y aires dulces, que dan deleite y no dañan. Calibán es el monstruo. El infrahumano. El caribeño. El caníbal. Fagocita gente como al aire. A veces, mil instrumentos vibrantes zumbarán … Continuar

Translate »