CASAS Y OTROS POEMAS. Danilo López

Casas

 

salgo al balcón

y veo pasar casas sobre las nubes

 

son las mismas casas pobres

 

llueve

 

son las mismas casas amarillas y los

mismos colores azules

 

sale el sol                                un pájaro vuela

 

veo pasar las mismas casas

 

siento la misma boca tibia y el

mismo sabor amargo

 

sigo siendo yo                        siguen siendo pobres

 

 

 

El Alfil es Negro

 

es la hora de partir en el caballo húmedo

con los pies descalzos y la vida triste

 

es la hora del amanecer tranquilo

con los ojos fijos y el andar seguro

 

ya la luna me dice su secreto

y el jaguar no lame las palmeras

 

la manera de mantener al hombre

es con respeto

 

tus brazos son negros, alfiles

tan alfiles como la noche que te cubre el rostro

 

tan negros como la sombra que castiga

tu destino y el absceso que aumenta tu

desidia

 

que se abra tu sangre al órgano demoledor:

yace en la sala abandonada el objeto que

Lisa te robara, los espías alrededor del sueno

congregan angustias, su búsqueda inútil

 

la música exaspera, los vecinos oyen sus pies

descalzos sobre un libro abierto

y su actitud estorba con seriedad los padecimientos

del corazón

 

rápidamente el trata de escribir sus

experiencias, pero le falta el lápiz

y la luz falla y la energía desaparece,

despierta desesperado a un sueño dentro

de otro sueno y el poema perfecto, lineal,

maestro, otra vez desaparece en el eterno

pozo de la memoria, también negro

como el alfil que te cubre el rostro

y solo queda esta débil inexacta semblanza

 

una luna sola aúlla en la punta del cerro

el amanecer esta cercano, el indio desaparece

en el monte

 

 

la lechuza acaba su rapiña y los patos salvajes

inician otra ronda de jaleos y condecoraciones

 

en la distancia el perro ladra su júbilo nocturno

antes de ver al sol por última vez

y Diego exhala el último suspiro sobre el cuerpo

viejo de Amanda, cansada de dormir sola

 

mañana, la vejez del vecino resaltará como nunca

sobre las arrugas del vigor y este cansancio misterioso

que azota el estómago pasará a ser un interrogatorio

más en la vasta siembra campesina

 

tus brazos son negros, alfiles

tan alfiles como la noche que te cubre el rostro

 

es la hora de partir en el caballo húmedo

 

a los hombres se los mantiene con respeto

 

con los pies descalzos y la vida triste

 

 

 

Brasil

 

la cama está revuelta,

afuera la luna hechiza,

mi sueño se disipa       un cuarto

para las cinco

 

el otro lado de la ciudad

el canto de su rostro

dibuja al día con sonrisas

y golondrinas

 

era imposible predecir

que nuevos trazos de destino

iban a tejer tu nostalgia

con la mía:

caminatas que no se andan,

poemas que no se escriben.

 

Este pedacito de tu adentro

marca con tersura el final de

pesadillas,

la paz de dos océanos, el jazz

de mi memoria            el beso

 

de tu acento

 

© All rights reserved Danilo López Román

Danilo López Román. Nació en Managua el 20 de mayo de 1954. Se graduó de arquitecto en la Universidad Nacional de Nicaragua. Durante la década de los 70, perteneció al grupo literario y activista Gradas.

En 1985, se trasladó a Miami, Florida.

Ha publicado poesía y critica literaria en muchas revistas literarias, portales cibernéticos y periódicos de Nicaragua y Estados Unidos de América, en inglés y en español.

Entre sus traducciones del español al inglés, cabe mencionar “El paraíso recobrado” de Carlos Martínez Rivas (Miami, 1998).

Leave a Reply