CASANDRA: Festival Internacional de Teatro dedicado a la Mujer. Organización: El Ingenio Teatro. Directora del Festival: Lilliam Vega

Publicado el

Teatro. Koubek Center. y CCE de Miami. 2017

Marzo 1 .

Lugar CCE. Conferencia. El eros en la literatura, el teatro y el cine.

Bajo un marco sencillo y acogedor la sexóloga y psicoterapeuta María Silva coordinó un acto testimonial donde un panel de mujeres ( Vivian Jiménez, Yovana Martínez, Grettel Jiménez-Singer, Yenilen Mola, Dinorah de Jesús, Susana Pérez, Ivanesa Cabrera, Rocío Carmona, Anna Sobero) abordaron el yo femenino, el eros desde el deseo o bajo la capa negra del abuso, la perspectiva del placer desde el cuerpo de la mujer y el ensayo académico, la novela o la poesía desde una visión heterosexual o bajo la óptica del colectivo LGTBQ. Al finalizar las actrices Paola Arcila y Rosalinda Rodríguez, desde el lado crítico-social, hicieron una parodia sobre el diálogo que establecen dos prostitutas con respecto a ellas mismas y a la demanda que los clientes esperan de su “servicio”. Cerraron el acto desde lo informal y ameno, la voz de Ivanessa Cabrera y otras acompañantes que, arropadas bajo el círculo y la participación de una audiencia dispuesta a seguirlas,  despidieron la noche y el acto.

Marzo 4.

Corazón al viento.

Lugar Koubek Center. Grupo teatral. Ingenio Teatro y Teatro Buen Día. Autora. Raquel Carrió. Dirección Lilliam Vega . Asesoría Técnica Flora Lauten. Elenco. Ivanessa Cabrera, Jorge Luís Álvarez, Anna Sobero

Tres son las fuentes, principalmente, donde Raquel Carrió, una vez pudimos conversar con ella al finalizar el estreno, fundamenta o extrae en sí mismo ideas y textos: La novela Aura, de Carlos Fuentes; la dramaturga saca de aquí al personaje principal, Consuelo, una anciana con un pasado donde la muerte de su marido la obsesiona. Su sobrina Aura, heredera del silencio y repleta de juventud. Y Felipe, un historiador en busca de la verdad a través de la deconstrucción de unos hechos. La conquista de México: La verdadera historia de la conquista de Nueva España, de Bernal Díaz del Castillo donde se inspirará para denunciar la colonización española en América; y El corazón de piedra verde, de Salvador Madariaga que le sirve para narrar la vida política del momento en la España XVI.

La obra arranca bajo un canto de cuna en nahuatl mientras anuncian el nombre de quién va nacer. Desde las entrañas,  una mujer grita y ríe al mismo tiempo “la llamaremos Sotchi”. A continuación, en casa de una mujer anciana que vive con su sobrina (“una mujer de espíritu libre”) se anuncia la disponibilidad de una habitación para un historiador “que domine la lengua francesa” para descifrar el significado de unos manuscritos de su marido, un general fallecido en México: “¿A dónde has ido amor que no te encuentro?… La oscuridad cubre mis ojos y tengo las manos atadas al fuego”.

Una obra de la maestra Raquel Carrió llena de significado histórico que va alternando la realidad de un país con su pasado. El horror con el recuerdo de su hoy. La pasión desde el espejo de la juventud y la ternura. O las citas más emblemáticas de aquella mal llamada “Conquista de América”. Una dirección mesurada en el ritmo y abundante en oscuridad y clamor permitirá a Lilian Vega desmenuzar a sus personajes uno a uno.

La atención que requiere este texto, por el peso que tiene en sí mismo, y la manera de abordar la trama –por otra parte, bien ideada en su concepto de fusionar al menos tres textos al unísono- hace que nos desorientemos en ciertas ocasiones por su densidad dramática y de contenido histórico. Fue un éxtasis, en cambio, contemplar la fuerza y ferocidad de Ivanessa Cabrera, la resolución múltiple de Jorge Luís Álvarez en distintas escenas y la delicadeza y compasión de Anna Sobero en su personaje de sobrina.

Al finalizar, pudiéramos decir que el viento erosionó nuestro corazón para liberarlo al aire que nos ofrecía el jardín del Koubek. Una obra que, a la salida, requiere de un respiro antes de iniciar lo cotidiano.

Marzo 5

Éxtasis

Lugar Koubek Center. Grupo teatral. Teatro Buen Día. Autores. Eduardo Manet, Raquel Carrió y Flora Lauten Dirección Flora Lauten . Asesoría Técnica. Elenco. Flora Lauten, Daniel Lana, Jorge Enrique Caballero, Elbita y Jomary Hechevarría.

Éxtasis es lo que la propia palabra significa en sí misma. La pasión y el deseo sumo que Santa Teresa de Ávila propició a lo largo de su vida conventual : “En cualquier tiempo, uno puede crear su propia celda”.

A lo largo de la obra, nuestra protagonista se hundirá en lo mísero. Sin embargo, también dará vida a la verdad que circula en su espíritu: “todos mis sentidos se quedan en suspenso”. Esta relación sexuada con el Creador “A quien Dios tiene…nada le falta” o con el propio San Juan de la Cruz, servirá para ir aduciendo punto por punto cada paso en su existencia platónica con ellos.

Todo su universo femenino, será un diálogo entre la represión que vive desde la jerarquía política y la propia contención consigo misma ante el suplicio que vive. El diablo jugará un papel primordial en su lucha íntima. Los sentimientos de amor, compasión o silencio hacia ella serán su respuesta. Sus vivencias, en cambio, estarán más cerca de la palabra: “Todo lo que escribo con la mano… lo he vivido antes”.

Llena de sangre en la piel por el sufrimiento originado, Santa Teresa de Ávila descansará desde el féretro para decirle al público que aún sigue presente. Su huella, es un símbolo del ayer para las generaciones de hoy y las venideras.

Con un texto sumativo en la trama y algo denso a mi entender en el concepto…sus autores no obvian para nada una buena escritura a tres, ni mucho menos el simbolismo político en su intención: “Es una gran metáfora sobre la Cuba de hoy ”, dijeron mis amigos: el director de Antihéroes Project José Manuel Domínguez,  y el experto teatral Wilfredo Ramos durante una conversación posterior en la cafetería Versalles.

Un libreto que, por otra parte, permite a un equipo formado a gran nivel interpretativo y lleno de inteligencia resolutiva (Daniel Lana, Jorge Enrique Caballero, Elbita y Jomary Hechevarría) arropar a una estrella con una fuerza escénica y savoir faire poco común a su edad para una actriz. Su potencia de voz y una magnífica puesta en escena, útil y austera al mismo tiempo, obtuvieron, al final, una respuesta contundente y unánime del público. Por cierto, su nombre femenino nada tiene que ver con la santa…se llama: Flora Lauten. ER

 

 

 

 

Leave a Reply

Translate »