BELLA DURMIENTE Y OTROS POEMAS. Chicho Porras

BELLA DURMIENTE

Ni es bella, ni duerme,

Es un puñado de letras organizadas

En varios pedazos de papel

Escritos hace quién sabe.

Ella, durmiendo no, despierta siempre,

Y se pasa los días uno a uno contados

Dos tres cuatro,

Resignadamente,

Cinco seis, siete

Sentada en un rincón de la casa

No duerme

No come,

No anhela,

No siente el cuerpo que debía

Poseerla.

Por eso, ha decidido dejar de pensar

No volver a decir palabra,

Y solo refugiarse

En los secretos más profundos

Que habitan al borde de su conciencia.

La Bella Durmiente desquiciada

La Bella Durmiente intolerable.

Con el ropón de rosas azules

Las sandalias amarillas

Y ese dolor en el pecho

Que podría llevarla hacia otro mundo.

Mientras los días pasan

Y los sueños se evaporan

Los príncipes se pierden

En tierras indefinidas…

Las aves vuelan hacia otros cielos

Donde enanos hermosísimos

Se esconden por lugares invisibles.

No hay nada que hacer:  la voz

De ultratumba se acerca a la mujer…

No quieres vida

No deseas ser libre

No eres un ser humano.

Fantasmas de colores paliduchos

Entonan una balada prehistórica

Sin solución alguna

Desde un rincón de cuarto oscuro…

La Bella Durmiente

Hace mucho

Que no duerme…

Hace mucho, mucho

Que no duerme:

Pero tampoco duermen

Las palabras

Ni los cuentos

Ni los libros…

ESE VIEJO RUIDO

Ese viejo ruido y la mirada

De la lechuza que se fuga

En el silencio de la noche,

Corriendo detrás de un sueño

Hecho polvo por los años perdidos.

Ese vendaval de palabras oscuras

Que va cayendo a pocas junto al rocío

Vertical del tiempo.

Esa quimera, esa lucha

Esa visión antigua y destartalada

Donde nos unimos como encadenados

A resistir cualquier inclinación

Del beso.

Esos labios marcados por las sombras

Que gimen un popular estribillo

De cadencias,

Más no abiertos, a la par

Sino más bien al toque

De la lengua

O la fiebre.

Esa luz circular que baja

Por mi cabeza hasta oler tus motivos

Conjugados a mis penas,

Y gira y gira y gira la realidad

Solitaria y gira…

Y los pasos van quedando atrás

Marcados por un deseo inútil

De saber que ya no nos amamos

No nos amamos

Ya no nos amamos…

Que un pájaro tiñe

De azul añil el corazón de tu pecho

Bajo las ropas sucias

De la próxima aventura.

Y gira, y gira la realidad

Y seguimos a pocas, muriendo.

FEOS

“Todo lo feo debilita y deprime al hombre. Le sugiere la decadencia, el peligro, la impotencia.”

Friedrich Nietzsche

Los jornaleros son feos

Con sus casacas amarillas

Y esos hocicos de puercos

Achicharrados bajo la resolana más impía

De la estación estival…

Son feas las putas viejas

Con sus pellejeras de mil metros

Colgándoles de las caderas,

Y el esófago tan hinchado

Por años de tragar pecadillos inestables.

Son feas las bailarinas, mejor

Si el pelo lo tienen desmoronado

Y grasoso,

Y el dedo gordo del pie lo esconden

Como una enorme piragua

Aguardando el momento

De los desquiciados fouttés

En la escena nocturna.

Son feas las vecinas chismosas

Con caras de yeguas y lenguas quilométricas

Las que se posan por los huecos

De los postigos

A denunciar con sus babas perniciosas

Lo que no les importa.

No obstante:  existen feas extraordinarias

De talle finísimo y caras de jirafa

Que se atreven a caminar

Por un parque, al mediodía, sin taparse la cara:

Son feas extranjeras o maestras solteronas

Algunas, son dentistas con peste en la boca

Y cajetillas de dientes hechas de mayólica.

Otras veces, es horriblemente feo un mago de circo

Que busca ilusiones fugaces en

Su consciencia de culpable.

Son feos también los bodegueros, Dios nos ampare,

Luciendo unas caras grises

Marcadas por la venta constante

De libras de aceite y jamón

Batiendo la monotonía

De estar, por horas, cruzando de un lado a otro

De un mostrador destartalado.

Son feos mis primos, mis hermanas

Mis tíos son tan feos que nunca los invito

A casa por temor a que me espanten,

Son feos un par de amigos olvidados

Que se han ido secando a solas

Como ramas de un árbol en invierno.

Feos, también, los encuentras en los bares en la madrugada,

Cuando las estrellas se hacen las ciegas

Para no dejarles la oportunidad

De verles el resplandor sideral

Que expulsan de sus jetas descascaradas.

Son tan feos los taxistas

Que ellos solos se hunden en las sombras

Del taxi masticando saliva

Como los dromedarios.

Al contrario de toda esta fealdad

Cochina y malparida,

Por ejemplo: los asesinos son hermosos

Llenos de pelos, escondiendo siempre el puñal

Bajo un pecho acalorado

O una bolsa prieta pegada a sus espaldas.

Hermosos son los traidores

Espías y chismosos

Escondidos detrás de altas tapias

De cemento y alambradas de púas

Para evitar todo posible escape

Hacia la vida.

Son aún más hermosos

Los condenados a muerte

En su silencio de años

De horas

De nostalgias

Que solo esperan

La voz del verdugo, tan hermoso como ellos,

Para finalizar

Sus vidas

Con esa calma divina que les llega

De una sociedad perfecta.

© All rights reserved Chicho Porras

Félix Rizo, mejor conocido por los seudónimos de Cristiano M. Jaime y Chicho Porras nació en la isla de Cuba de padres españoles y portugueses.  Reside en la ciudad de Miami, pero vivió la mayor parte de su vida entre Nueva Jersey y Santa Fe, Nuevo México rodeado de una colonia de ciudadanos descendientes de los españoles que conquistaron esos territorios siglos atrás. Todos sus personajes, tradiciones y visiones literarias son tomadas del modus vivendi del suroeste norteamericano, añadiendo a esto, el tema central de la realidad paralela o paralelismo que el maneja con buena precisión literaria. Ha escrito desde los doce años y publicado, entre otros cuentos:  De Mujeres y PerrosCuentos de Caronte; novelas:  El Mundo Sin ClaraEl Extraño Viaje de una SalamandraLa Eternidad en una Hora.  Tiene cuatro libros de poesía publicados:  Pasado PluscuamperfectoEl Extraordinario Moño de una Dama Boba, La Santa Marica Levanta su Vuelo y los Poemas de Facebook. Sus obras de teatros han sido presentadas en Nueva York, Santa Fe y Miami. Es editor de la revista Rácata de arte que se distribuye en Miami, NYSanta Fe. 

2905 Point East Drive.  Apt L 109
North Miami, Florida 33160 

Teléfono:  305 842 0599 

Leave a Reply