AVANZÁIS Y MI CONCIENCIA SE ESTIRA Y OTROS POEMAS. Ana Pérez Cañamares

Avanzáis y mi conciencia se estira

hasta ser toda campo de batalla

Por tierra, mar y calles avanzáis

y sé que no habrá exilio ni tregua

que me libren de este cuerpo a cuerpo.

Sois las decisiones del jarabe amargo

del por tu bien lo hago aunque me duela:

la conquista de las verdes praderas

la ciencia moderna de la tortura

la esclavitud de todos los distintos

el arte de la violación como arma.

Y ahora formáis para el paseíllo

y la foto, escaláis las laderas

de mis lumbares, dejando la espalda

perdida de estandartes y deshechos.

Yo esgrimo un lirio del valle, el lápiz

que me adorna y ordena las heridas.

Blando un amor que aún sería más grande

si no temiera mirar al matarife

y al cordero. Avanzáis engalanados

con las plumas de firmar sentencias

cheques al portador y nombramientos.

Aprisa reúno mis huestes de niños

bautizados por multinacionales

y me esfuerzo en aprender sus apodos

para ser una más entre los anónimos.

Tengo que perder el miedo a encontrarlos

en un callejón y que me pidan cuentas.

Tengo que enarbolar la rabia rebuscada

en las basuras y saliros al paso

con un ejército de perros rotos.

Estáis aquí, detrás de mis párpados.

Pensáis que me tenéis por fin rodeada.

Pero hasta aquí os traje porque esto es mío.

Mi cuerpo. Mis delirios. Mis fiebres.

Mis abuelos. Mis amantes. Mis hamacas.

La historia alternativa, la no dicha.

Tengo un nosotros que oponer por sorpresa.

Son otras nuestras sumas y oraciones.

Tenemos portaaviones de papel.

Ardemos como azules zeppelines.

Yo no soy sólo yo. Os he engañado.

 

 

 

Me arranco las bragas

negras de la tristeza.

Las dejo al pie de la cama

como un perro roto.

Ya se compondrá después

cuando haya que disfrazarse

para la alegría o la nada.

 

Qué hago si me muere la curiosidad;

ella, por la que he muerto yo

más de siete veces, y cada vez

me abrió un ojo, me dijo arriba

y me guio hasta la siguiente

aventura mortal.

 

Qué hago si se me muere

en plena niñez; ella muerta

y joven; yo vieja para siempre.

Si se me vacían los nombres

de los países, si todo

me huele a humo y me sabe

a leche rancia; y no ando

por las calles preguntándome

cómo se verá el cielo

desde cada ventana.

 

Qué hago si se me muere

la curiosidad; dónde la entierro.

Qué haré el resto de mi vida

sin preguntarme por el olor

y el nombre de las flores

que crezcan en su tumba.

 

 

 

Mi trabajo de economista consiste en hacer

que parezca necesario lo intolerable.

EL ROTO

Si la bomba ha elegido a esa muchacha

ganadora del premio de Miss Muerta

si el río inundó las casas más bajas

y el agua halló vacía la alacena

si su pie empujó la pelota a tiempo

para el orgasmo multitudinario

si mis padres se casaron de luto

por el deceso de su libertad

si se perdió la cosecha de trigo

y alguien ganó en su apuesta a futuros

si unos abren y otros cierran las noticias

y hay dolores que no captan micrófonos

si me acuesto y me desvelan las voces

que me leen derechos que no tengo

 

todo eso lo achacáis a vuestro dios.

 

Yo sé que no es dios: es la Economía.

 

© All rights reserved Ana Pérez Cañamares

 

ANA PEREZ CAÑAMARESAna Pérez Cañamares (1968) nació en Santa Cruz de Tenerife y vive en Madrid. Algunos de sus cuentos han aparecido en antologías como Por favor sea breve (Editorial Páginas de Espuma,), Mujeres cuentistas (Editorial Baile del Sol), Beatitud. Visiones de la Beat Generation (Baladí) o Al otro lado del espejo. Narrando contracorriente (Escalera), entre otras. También colabora con sus poemas en las antologías Resaca/Hank Over. Un homenaje a Charles Bukowski (Random House Mondadori), 23 Pandoras. Poesía alternativa española (Editorial Baile del Sol), La manera de recogerse el pelo. Generación Bloguer (Bartleby Editores), Mujeres en su tinta. Poetas españolas del S. XXI (A Fortiori), y otras, así como en distintas revistas impresas y digitales.

Participa con asiduidad en recitales, ciclos y festivales poéticos, como el de La Noche de los Museos en el MACBA, Voces del Extremo, Edita, para el Instituto Cervantes en Polonia y Croacia, en la Universidad de Valladolid, etc.

En el año 2007 publicó su primer libro de poemas, La alambrada de mi boca (Editorial Baile del Sol), cuya segunda edición apareció en el 2009. En la misma editorial se reeditó su libro de relatos En días idénticos a nubes, y publicó su segundo poemario, Alfabeto de cicatrices (segunda edición, 2013). En el año 2012 han visto la luz Entre paréntesis (Casi cien haikus), con la editorial La Baragaña, y en el 2013 Las sumas y los restos, “V Premio de Poesía Blas de Otero- Villa de Bilbao 2012”, publicado por la editorial Devenir. Algunos de sus poemas se han traducido al inglés, griego, polaco, croata y portugués.

Leave a Reply