ÁTICO Y OTROS POEMAS. Joseph Wilson

Ático

 

El arrullo de palomas despertándose.

Me imagino un polvo extraño

Que cae como la nieve

Por el cristal roto.

En el ojo del ave

Somos seres sin gracia, 

Torpes en el aire matinal.

Inconscientes de nuestros cuerpos 

Vestigiales.

Empujan el azul hacia abajo.

Se hinchan.

Abanicos el color del desdén.

Se atreven con los helicópteros.

Nos cubren de migas

Que buscamos en la acera

Como oro en la arena

De un río 

Poco profundo.

El cielo

Quiere alzarse/ El cielo se alza/

Dejándonos

En un vacío

De luz impura/ de claridad.

 

 

La muerte y la flor

 

La somnolencia del domingo. 

La estática se palpa en la atmósfera 

de la tormenta que se avecina.

La lluvia bajo órdenes de romper 

la tregua que las nubes pactaron con el mar

de no cruzar la línea que el viento demarcaba.

Y dos mormones del Oeste van puerta a puerta

realizando una encuesta. 

Me informan que los parques quedan segundos, 

después de los campos de golf,

como Imágenes del Cielo.

 

 

La casa en la montaña

 

Entre el mar de nubes

Hay islas de color ceniza.

El cielo es una vidriera pálida

Que refleja la tierra sumergida en una neblina azur.

Grietas chasquean como cohetes.

Es la superficie de un cielo que cede

Ante la presión apenas contenida en los valles.

Cada estela de avión que deja la marca del látigo 

Es otra fisura en el resplandor.  

 

© All rights reserved Joseph Wilson

 

JosephWilsonJoseph Wilson nació en Chicago y vive en Barcelona desde el 2000. Es corresponsal de la agencia de noticias The Associated Press y estudiante del posgrado en humanidades de la Universitat Pompeu Fabra.

Leave a Reply