AMOUR: La expresión más real del amor hecha film. Un largometraje de Michael Haneke

AmourTitulo Original: Amour (Love).

Año: 2012.

País: Austria

Director: Michael Haneke

Guion: Michael Haneke

Música: Franz Schubert, Ludwig Van Beethoven, Johann Sebastian Bach

Fotografía: Darios Khondji

Reparto: Jean Louis Trintignant. Emmanuelle Riva, Isabelle Huppert, William Shimell, Ramon Agirre, Rita Blanco, Alexandre Tharaud, Laurent Capelluto, Carole Franck, Dinara Drukarova.

Género: Drama – Drama romántico. Vejez, enfermedad, discapacidad.

Sinopsis: Georges y Anne, dos ancianos de ochenta años, son profesores de música clásica jubilados que viven en París. Su hija, que también se dedica a la música, vive en Londres con su marido. Cuando, un día, Anne sufre un infarto que le paraliza un costado, el amor que ha unido a la pareja durante tantos años se verá puesto a prueba. (FILMAFFINITY)

Que fácil puede ser caer en el melodrama cuando se tocan temas extremos, que fácil puede ser arrancar lágrimas a los espectadores, lágrimas gratuitas. Esa es una de las cosas que me gustó de este film, la sutileza. Esta sutileza con la que se toca un tema tan dramático, profundamente triste, terriblemente real y crudo, como es la vejez de una pareja y la esperada y no deseada enfermedad de uno de ellos, que terminará por separarlos. Este es un film sobre un amor puro, un amor que ha pasado ya por muchas etapas, un amor añejo, el que puede llegar a tener una pareja. La idea de envejecer, de quedarse sólo, de no valerse por uno mismo, late dentro de la realidad de este film.

Que nos conmueve, eso es indiscutible, pero no nos obliga a llorar aunque nos pasemos toda la proyección con un nudo en la garganta.

El lenguaje de este film esta mimetizado según mi apreciación con los protagonistas de la historia, su ritmo lo hace viejo, avanza lento, se toma su tiempo, por momentos se detiene para respirar y dejarnos respirar. La cámara también comulga con este ritmo y no está preocupada en cambiar de posición, ni de hacer tal o cual ángulo. En muchos momentos esta estática, captando la cotidianeidad de la pareja o la totalidad de las situaciones extremas que les toca afrontar. Nos habla sin exabruptos, ni grandes cambios de imágenes, solo ocurre esto en ocasiones especiales para comunicarle algo al espectador, como cuando una serie de tomas de la casa vacía, nos indican que Ann fue llevada al hospital. Lo cotidiano nos narra la historia y a través de su día a día, descubrimos este amor incondicional entre de Georges y Anne, descubrimos la abnegación absoluta de él por ella y el avance de la enfermedad el cual es progresivo, se va dibujando en las escenas a través de la cotidiano, en donde también participan los hijos, las enfermeras, y los fieles conserjes.

La actuación de ambos protagonistas es extraordinaria, pero la que más conmueve es la de Emmanuelle Riva, nos deja sin aliento. Al analizar los procesos que pasa una persona real ante una enfermedad como esa, no solo lo que concierne a los cambios físicos, sino a los procesos internos y en general a todos los cambios que está obligada a afrontar, solo cuando nos detenemos a analizar todo esto, reconocemos que el trabajo de actuación de la actriz es impecable. Por otro lado a Jean Louis Trintignant le toca ser el que enfrenta, aquel apoyo que a veces se quiebra y se derrumba ante la frustración de no poder hacer nada, el ser humano que a veces pierde la paciencia y que se siente morir cuando esto pasa, definitivamente otro rol, pero no por ello menos extraordinario.

La banda sonora, cumple con lo que debe de hacer en las escenas donde aparece, pero no sé esfuerza por protagonizar momentos. Se juega mucho con la temporalidad en el sonido, hay momentos en que la música del piano aparece y nos acompaña a través de varias imágenes  haciéndonos avanzar en el tiempo.

Esta película nos arroja de frente a una inminente realidad que llegará tarde o temprano, es un homenaje al amor, al amor que no quiere ver sufrir a su “amor”, que no quiere verlo llorar, que no quiere ver su dignidad afectada, que no quiere verla desdibujada, que la quiere recordar cómo era y nos sorprende  con humanas situaciones que no esperábamos.

Los momentos finales del film son un tanto simbólicos, tal vez se le teme tanto a la muerte que no se le quiere mostrar abiertamente y de manera también sutil se crea una atmosfera que lo explica todo.

Este galardonado film que no debe perderse puede alquilarlo a través de Amazon.

valientes que migraron y que siguen migrando para echar raíces y lograr un futuro mejor.

© All rights reserved Dotty Vásquez Mantero

Dotty para NagariDotty Vásquez Mantero nace en Lima, Perú en 1967. Estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Lima y fue profesora de Lenguaje Cinematográfico y Guión. En la actualidad ejerce como formadora, periodista y escritora de literatura infantil en la ciudad de Miami.

Dottyvasquez@gmail.com

Leave a Reply